Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”

Infinitas Posibilidades 

Por Gladys Villalobos*

Vivo en la Ciudad de México. Las jacarandas en flor nos anuncian que la primavera ha llegado. El inicio de un nuevo ciclo, otra estación. Cambia el clima, nuestra forma de vestir, las horas de sol; en algunos casos, sumamos actividades al aire libre e incluso, modificamos nuestra alimentación. La sabia naturaleza se renueva y nos invita a seguir su ejemplo: Florecer.

A la par y como reconocimiento a la importancia de la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo, desde 2013, la Organización de las Naciones Unidas #ONU, instituyó el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad. Primavera y Felicidad o viceversa, un par esperanzador. Integrarlos es trabajo individual.

En días pasados, invitaba a mis alumnas de Yoga a evocar en ellas esa sensación que tenemos en la víspera de Año Nuevo. Entre el festejo, la reflexión, incluso nostalgia, iniciar un nuevo año nos significa un nuevo comienzo, empezar de cero, nuevos planes, concretar deseos o plantearte nuevos. Tal vez propósitos por alcanzar o simplemente, sentir el regalo que es la vida.

Con sus ojos cerrados, constataba en ellas profundas respiraciones acompañadas de sonrisas en sus rostros. Lo que venía a su mente y las sensaciones en su cuerpo eran gratificantes. Una linda meditación que nos dejó claro que 12 meses son demasiados para experimentar ese bienestar. 

La energía de los nuevos ciclos es creativa, audaz, imparable, alegre. Nos aporta motivación e impulso. En ocasiones la ensombrece la cotidianidad, la rutina, las expectativas o la ausencia de confianza. Sostener esa energía requiere disposición y disponibilidad, una tierra fértil en donde sembrar la semilla de lo deseado. 

La primavera nos da una amorosa lección gratuita. Florecer posterior al invierno. Renovarse y mostrar toda la belleza posible. Iniciar un nuevo ciclo mostrando lo mejor de uno, sin escatimar, con generosidad. Entender las metáforas que nos da la naturaleza contribuiría a nuestra sabiduría.

“Vívete como si tus deseos fueran ya una realidad” me gusta esta frase. Si la pienso, digo y siento, descubro en ella todo su poder. Toda la capacidad de invitarnos a crear y creer en las infinitas posibilidades que para cada uno la vida nos ofrece. Confiar, sin dejar de movernos hacia nuestros deseos. No hay movimiento pequeño. 

Si tú como yo se estimula con metas a corto plazo, permíte-te que las flores y una saludable dosis de vitamina D incrementen tu serotonina en esta estación del año que inicia. Permíte-te florecer. En el verano iniciamos otra vez.

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo. 

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Instructora 450PMA Pilates y 200RYT Yoga. Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com