logo

Suspenden actividades en “Refugio del Hijo Pródigo”

  • Ubicado en la colonia Abasolo
  • Atendía 36 pacientes psiquiátricos
  • Hombres, mujeres y hasta menores de edad

MEXICALI. – La Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios -COEPRIS-, suspendió las actividades en un lugar donde se atendía, en condiciones deplorables, un total de 36 pacientes con padecimientos mentales o adicciones entre los que había hombres, mujeres y hasta menores de edad.

Al dar a conocer lo anterior, el titular de la -COEPRIS-, Marco Aurelio Gámez Servín, precisó que la suspensión de actividades se llevó a cabo la tarde de este miércoles, luego de una inspección que realizó personal a su cargo en el lugar denominado “Refugio del Hijo Pródigo”, que se localiza a la orilla de bordo del canal en la colonia Abasolo de esta ciudad.

El funcionario aseguró que durante la revisión los inspectores de la dependencia detectaron una serie de irregularidades que incluso ponían en riesgo la integridad de las personas que eran atendidas en el lugar.

Se trata de un centro de atención mixto, donde atienen hombres y mujeres, pero en este lugar incluso se detectaron menores de edad.

Además de las condiciones de insalubridad, se detectó que no tenían ningún protocolo para la prevención de COVID-19 y que el lugar no cumple con las condiciones más elementales para la atención de este tipo de padecimientos.

En el caso de los pacientes psiquiátricos, no se encontraron expedientes y el lugar no cuenta con un responsable médico y no tiene programa de protección civil, por lo que se procedió a la inmediata suspensión de actividades.

De acuerdo a la normatividad, las autoridades de COEPRIS brindaron un plazo de 72 horas a los responsables del lugar para que lleven a cabo la reubicación de los pacientes, ya sea en sus domicilios al lado de sus familiares, o bien que sean reubicados en otros centros que estén debidamente certificados.

De los 36 pacientes, cinco son mujeres y ocho son menores de edad.

Gamez Servín, advirtió que la dependencia a su cargo, mantiene un intenso programa de inspección y vigilancia en todos los establecimientos cuyas actividades representen un riesgo para la salud de la población.

Finalmente, estableció que continúan los operativos para verificar protocolos preventivos de COVID, pero también se atienden todas las denuncias de la población donde sean evidentes estas malas prácticas o bien estén operando al margen de lo que establece la Ley.