Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Lo Extraordinario de lo Cotidiano

¿Ya te vas?

Por Gladys Villalobos*

“Modo especial de proceder o conducirse adquiridos por repetición de actos iguales o semejantes u originado por tendencias instintivas” define la Real Academia Española a la palabra hábito ¿Identificas un hábito que te acompañe en tu vida familiar, laboral y como ciudadano del mundo? ¿Identificas un hábito en tu entorno laboral socialmente aceptado?

El pasado 23 de octubre entró en vigor la Norma NOM-035-STPS-2018, creada por la Secretaria de Trabajo y Prevención Social (STPS), que refiere los factores de riesgo psicosocial a los cuales está expuesto un empleado y obliga a las empresas a cuidar de los padecimientos físicos y psicológicos que puedan derivarse de su trabajo o entorno laboral

Las empresas mexicanas se verán obligadas a identificar, prevenir y evitar los agentes de riesgo que perjudican la salud mental de sus colabores. A su vez, deberán crear entornos laborales agradables, saludables y cómodos para todos. Vaya labor ¿por dónde empezar?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define los riesgos psicosociales como “aquellas características en las condiciones de trabajo que afectan a la salud de las personas a través de mecanismos psicológicos y fisiológicos”, coloquialmente conocido como estrés.

El estrés derivado del trabajo resulta multifactorial: cuando las demandas del empleador exceden los conocimientos, recursos o tiempo de la jornada laboral; cuando las expectativas de la empresa no coinciden con la realidad de su recurso humano, material o financiero; cuando todo se convierte en urgente cuando en realidad es producto de una mala planeación. Esto por mencionar algunos factores.

¿Cómo identificar que ese dolor de cabeza constante, alteración del sueño y estomacal, dispersión mental, ansiedad, irritabilidad son consecuencia del estrés laboral si ya estamos habituado a ellos, si consideramos que es lo “normal” trabajar bajo esas condiciones?

México es el país donde más horas trabaja una persona al año, con un promedio de 2,257 horas, por arriba de la media internacional de 1,759, indica la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 

El tema otorga muchos aspectos que abordar. Laboré 22 años en el Gobierno Federal. Hoy me centraré solo en un hábito, muy discutiendo y por otros, defendido: retirarte de la oficina a la hora de trabajo que indica tu contrato. Porque, no importa si llegas antes de lo que dice tu contrato, nadie pone atención a eso, pero no se te ocurra ser puntual en tu hora de salida porque entonces más de uno te invita a que “te pongas la camiseta” o un fastidioso “¿Ya te vas?”.

Hayas cumplido con tus actividades, con tus funciones; tal vez iniciaste nuevos proyectos, generaste un día productivo, el ser puntual en tu salida para algunos es un mal indicio de ti. “Si ya me voy, tengo una vida afuera”, fue mi respuesta a esa pregunta insidiosa. Siempre defendí y defenderé, de mí y de las personas a mi cargo, el respeto a su tiempo libre, a su vida, a sus pasiones o “no hacer nada”, que también es una elección y derecho.

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo.

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Instructora 450PMA Pilates/ 200RYT Yoga. Mi sitio: gladysvillalobos.wordpress.com/ Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com