Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Obstáculos, zancadillas y fuego amigo

Por César Villalobos López

En varias reuniones hemos observado cómo, Héctor Haro Encinas, virtual responsable de la todavía Secretaria de Desarrollo Agropecuario, pone especial atención a los reclamos de los productores que buscan la cancelación de las carteras vencidas, afirmando que son consecuencia de una incongruente política pública para el sector primario. 

Sin embargo, hay quienes aseguran que el señor Haro Encinas desconoce que está rodeado de campesinos que arrastran un largo historial de trácalas, de malas pagas, desviadores de cosechas y de recursos del erario recibidos vía Financiera Rural, forman parte del listado del Buró de Crédito y se soban las manos cuando observan la atención del que será titular de la atención al campo, en la administración de Jaime Bonilla Valdez.

Algunos de estos personajes, por un lado, presumen añeja amistad y por otro atienen indicaciones de allegados financieros que ven el peligro de que se haga una seria investigación para clarificar el origen de los adeudos, tanto de Financiera Rural como de los organismos oficiales, como los Fondos, de Garantías Complementarias y Crédito Puente (FOGABAC), y de Fomento Agropecuario del Estado (FOFAE), por tanto, buscan confundir y desprestigiar sus acciones      

A estas acciones se suma uno que otro “busca chamba” –con negro historial por aprovecharse de situaciones económica a través de negocios familiares, como ocurrió en el Patronato de Agro-Baja, no hace mucho- pero también los hay con lazos familiares a los intereses mencionados anteriormente, mismos que seguramente podrían ser ocultados por el actual titular de Fundación Produce.

Haro Encinas “duerme con el enemigo”, podríamos decir, toda vez que, algunas de las personas aludidas, aseguran formar parte del nuevo gabinete.   

Ah, pero no solo eso, también hay ataques y señalamientos adversos de parte de creadores de membretes que, en los gobiernos panistas les generaron buenos dividendos, al terminar manifestaciones y plantones. Uno que otro está ligado a funcionarios de Bonilla que pretendieron tener el control del campo, con verborrea, sin acciones concretas.  

Se supone que el Fondo de Garantías Complementarias y Crédito Puente (FOGABAC) fue creado para impulsa al sector primario a través de financiamientos productivos, pero nunca ha clarificado sus operaciones, al ocultar nombres de beneficiarios, ubicación y números y superficie de lotes o predios, cultivos, con la solo mención de que se “beneficiaron a miles de productores agropecuarios de Baja California”. 

Igualmente han ocultado nombres y ubicaciones de granjas avícolas, apícolas, bovino engorda y leche, porcino y queso, a los que se les proporcionaron apoyos.

Pese a todo, llegó a la etapa de la transición, cuyo objetivo, según Manuel Valladolid, titular de la SEDAGRO, “es brindar la información requerida a los integrantes de la comisión del próximo Gobierno, con el propósito de no perder tiempo en dicho proceso”.

“Esto con el propósito de fortalecer lazos de colaboración a efecto de llevar a cabo el proceso de transición de manera eficiente y eficaz en favor del sector agroalimentario de Baja California”, abundó Valladolid, asegurando que “en distintas ocasiones, se ha reunido con Héctor Haros Encinas”.

En un comunicado, Valladolid Semanaduras Informó que “en la reunión se abordaron temas referentes a la estructura organizacional de la dependencia, la labor de cada área, número de personal por área, los antecedentes, objetivo, estructura y demás información general”, pero estamos seguros que no se aludió al desmantelamiento de la vigilancia, tanto de volantas, como en las casetas fitosanitarias en los puntos de entrada a Baja California, lo que ha permitido la movilización de todo tipo de ganado sin control alguno, incluyendo el ingreso de ganado porcino de Caborca, por el Kilómetro 57, con caseta abandonada .

En este proceso sería muy conveniente, para el gobierno de Bonilla Valdez, información como se aplicaron los apoyos canalizados por la Comisión de Agricultura de la pasada legislatura, presidida por el diputado Sergio Tolento, dizque para impulsar la siembra de garbanzo y de paso sobre los éxitos o fracasos de la aplicación del programa PESA de la FAO, tanto para productores como para los proveedores –entre ellos algunos funcionarios de SEDAGRO- de borregos y otros animales, así como de materiales de construcción.

La nueva administración tendrá que poner orden en las acciones operativas del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, entregado por los gobiernos del PAN a horticultores de la costa, con el ahora diputado federal, Salvador Minor Mora, como presidente, quien de paso fue cómplice de la desaparición de la Junta Local de Sanidad Vegetal.    

Este organismo se olvidó del combate a las malezas que afectan el desarrollo de cultivos como el trigo, algodón, alfalfa y otros, mermando sus rendimientos unitarios y lo mismo sucedió con el control de los plaguicidas y agroquímicos, al ignorar la necesidad de un cuadro básico y de la observancia de normas técnicas para aplicación, evitando abusos que afectan la economía de los productores, al atender recomendaciones técnicas innecesarias, pero generadoras de ingresos por la venta de productos.