Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Dice la Secretaría del Campo que sí verifica huevo comercializado en BC

Avicultores comercializan huevo para consumo humano -plato- sin cumplir con la Norma Oficial Mexicana en relación al tamaño y peso.

  • Ignora tamaño y peso establecidos en NOM 
  • Permite venta por docena y no por kilo
  • Cómplices Secretaría de Economía y Profeco
  • El consumidor paga calidad inexistente
  • Solo fija calidad por fecha de postura
  • Que revisa todo el producto “tras luz”
  • Carece de capacidad para esa revisión   

Por César Villalobos López

MEXICALI. – La Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria reconoce que “es el responsable de otorgar la vigencia y grado de calidad del huevo para plato comercializado en Baja California”, a través de su “departamento de Clasificación y Certificación de Alimentos” 

Un comunicado oficial de la CSSA, estable lo anterior y precisa: el “titular de Héctor Haros Encinas, indicó que, se estima que el 60% del huevo que se consume en Baja California, proviene del Estado de Sonora, y un 30% es de producción local y un porcentaje mínimo ingresa de Estados Unidos”.

TAMAÑO Y PESO

En varias ocasiones, este semanario ha denunciado la complacencia de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria hacia los avicultores para que comercialicen huevo para consumo humano -plato- sin cumplir con la Norma Oficial Mexicana en relación al tamaño y peso que el huevo debe de tener en relación al grado de calidad que esa dependencia certifica.

¿Y PROFECO?

Aquí también hay una omisión de la Secretaría de Economía, federal y estatal, así como de la Procuraduría Federal del Consumidor -PROFECO- que, junto con la Secretaría del Campo, permiten la venta de huevo fuera de tamaño peso, por pieza, en lugar de exigir su venta por kilo, para evitar que el consumidor pague un precio por una calidad ficticia, pero certificada oficialmente.

CALIDAD DEL HUEVO

El secretario Haros Encinas, “Detalló que, la clasificación del huevo para plato la realiza personal altamente capacitado, con conocimientos en el área de médico veterinario o zootecnia y toman en cuenta aspectos de calidad física del producto, que determina la Normatividad y Legislación respecto a la seguridad sanitaria para el consumo humanos”.  

“Principalmente se verifica: frescura, limpieza, fragilidad del cascarón, consistencia; un huevo con clasificación CALIDAD AA, es aquel que tiene una mayor frescura, cuenta con vigencia de consumo recomendado de hasta 18 días, la clara es mayormente gruesa y el cascaron está limpio y sin fracturas”.  

“Otra de las clasificaciones es la que se denomina CALIDAD A, cuyas características son: un huevo fresco, con vigencia de consumo recomendada de 12 días, la clara es más floja y cubre un área moderada, la yema está menos levantada y el cascaron está limpio y sin fracturas”.  

“Mientras que la CALIDAD B es un huevo con menos frescura, una vigencia de consumo recomendada de 5 días, la clara es más líquida y cubre un área muy grande, la yema es plana y alargada, el cascarón debe estar limpio o con pocas manchas y sin fracturas”.   

HAROS ENCINA IGNORA NOM

Haros Encinas, señaló que, “con dichas cualidades, es fácil que el consumidor pueda identificar la calidad de producto que adquiere en tiendas de autoservicio, por lo que hizo un llamado a la comunidad a ser vigilantes de las características del huevo que adquiere”.   

“Por otro lado, comentó que, la vigencia del huevo clasificado, puede verificarse en la etiqueta de calidad, adherida en los paquetes en sus diferentes presentaciones, de 12, 18 o 30”.   

El secretario del Campo tiene razón en cuanto la identificación de la frescura del huevo en relación a la fecha de postura, y la de consumo, establecidas en las etiquetas.

Sin embargo, en ningún momento hace mención de los principales aspectos establecidos en la Norma Oficial Mexicana para garantizar al consumidor de huevo de plato que está consumiendo un producto por el que está pagando.

¿MUESTREO? 

En su comunicado Haros Encina menciona: “La clasificación del huevo se realiza mediante un muestreo del total de la carga, se examina el producto a tras luz, y en el caso, de que el producto y lote en mención, no se encuentren inconsistencias que indicaran la presencia de contaminación microbiológica o producto en mal estado, se le otorga el sello de garantía”.   

Dice que se realiza un “muestreo total de la carga” y “se examina el producto a tras luz”, lo cual es totalmente falso; el tamaño y la capacidad del “departamento de Clasificación y Certificación de Alimentos”, de la Secretaría del Campo, son insuficientes para realizar el proceso de verificación “tras luz” a todo el huevo que se comercializa en Baja California.  

Para finalizar, la información oficial menciona que, “el titular de la SCSA, emitió una serie de recomendaciones al productor, comercializador y consumidor del producto, con el fin de conservar la calidad otorgada por la Secretaría durante el periodo de vigencia correspondiente”.  

“Como lo son: el conservar la cadena de frio, es decir, mantener el producto a una sola temperatura, el separar aquellos productos que despidan malos olores, no limpiar el producto con estropajos o telas húmedas si el huevo será almacenado, solo debe limpiarse antes de consumirlo, no comprar producto que cuente con la presencia de heces o sangre, ni que estén dañados del cascarón y asegurarse que el producto que lleva a su mesa, sea huevo clasificado”.