Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Lo Extraordinario de lo Cotidiano

Un regalo

Por Gladys Villalobos*

“Si estas deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estas ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estás viviendo en el presente” Lao-Tse.  Algo que me ha enseñado este año es vivir en el presente, por instinto de supervivencia y con el fin de hacer mi cotidianidad más llevadera y saludable. Desde años atrás lo intento incorporar de manera consciente a mi vida. Este año, lo considero un aliado para no vivir en una constante frustración. Sin muchos planes, fluir con lo que hay y navegar sin resistencia a la realidad exterior en constante cambio.

La semana pasada hable de “Wabi-sabi”, término japonés que describe un tipo de visión estética basado en la belleza de la imperfección. Enaltece las cualidades en lo imperfecto, lo incompleto; lo bello en las cosas sencillas, modestas, no convencionales. Sus tres principios son “Nada dura, nada está completo y nada es perfecto”.

También “Wabi-sabi“se refiere a una filosofía de vida que consiste en disfrutar del presente y encontrar la paz y la armonía en la naturaleza y en las pequeñas cosas. Aceptar en paz el ciclo natural de crecimiento y decadencia.

Esta filosofía nos invita a domar el ego, ver la vida con humildad y una actitud serena. Aceptar los ciclos naturales de la vida y no darle rienda suelta a la mente hacia un tiempo que aún no llega o hacer del pasado un inquilino permanente de nuestra mente. La gran mayoría de las cosas que vienen a nuestra mente, por las que tenemos temor o por la que sufrimos, en la gran mayoría de las ocasiones nunca llegan a suceder y suceden en una versión distinta a la esperada. En ocasiones, mejor de lo espectado.

También nos invita a ser compasivos con nosotros y nuestras debilidades. Nos invita a abrazar nuestra imperfección, a querernos con ella. A dejar de ser nuestros propios verdugos o más castrante aún, el verdugo de alguien más. Distinto al hecho de no desear y trabajar en nuestra evolución como seres humanos, nos invita a bajar nuestros juicios y nuestras expectativas. Respetar nuestros tiempos y nuestras pausas. A capitalizar cuando erramos en nuestras decisiones. A bien recibir el aprendizaje de lo vivido. A no tomarnos la vida tan en serio. A reírnos más y lamentarnos menos. A agradecer más y saborear la existencia sin pudor, con pasión y confianza.

Asocio esta filosofía de vida al hecho de aceptar la edad y sus encantos, dejando a un lado la basta presión social que existe en torno a ella. Específicamente a las canas, al cabello cano en una mujer. Estoy viviendo esta experiencia. “Las personas cercanas a ti son quienes ejercen más presión para que no lo hagas” me dijo una estilista sobre la decisión de dejar de teñirme el cabello. Tuvo razón. Por fortuna no cedi a la presión y hoy me siento más libre que antes.

 “El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente“ lo manifestó muy contundentemente el maestro Oogway, en la película infantil  Kung Fu Panda. Las palabras sabias están en donde menos pensamos, solo basta estar receptivos para que lleguen a nosotros. “Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo. 

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Mi sitio: gladysvillalobos.wordpress.com/ Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com