logo

Entre Los Surcos…

Con el Agua no se Juega

Por Antonio Magaña

En el conflicto por el agua en Chihuahua, Enrique Berruga Filloy, pone los puntos sobre las íes.  El día de hoy publica un artículo en el Universal:

 “La Crisis del Agua con Estados Unidos” en donde, señala que compartimos tres ríos con el país vecino: Colorado, Tijuana y Bravo cuyas aguas deben compartirse a razón de tres litros para México y un litro para Estados Unidos.

Comenta que lo anterior lo determina el Tratado de Límites y Aguas de 1994, “lo cual merecería algún tipo de homenaje o reconocimiento…al grupo de negociadores que en aquel año consiguió este tipo de tratamiento”.

La complejidad surge del hecho que el grueso de las aguas que recibimos de Estados Unidos proviene del Colorado, mientras que a lo largo del Bravo los dos países aportan prácticamente partes iguales.

El Tratado debe cumplirse. Si México cierra sus presas ahoga a Texas. Lo mismo que si Estados Unidos cierra las suyas en Colorado, dejaría sin agua a Tijuana, Tecate y Mexicali.

México tiene dos retos, señala el ex secretario de relaciones exteriores: contribuir con la porción que le corresponde con Estados Unidos y repartir de manera equitativa el agua entre los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Se requiere un acuerdo entre esos cuatro estados fronterizos y “llevarlos a comprender que hoy en día es sería punto menos que imposible renegociar un Tratado tan favorable para nuestro país…”

“Sin acuerdo entre las entidades mexicanas la reacción de Washington puede ser muy nociva para los intereses nacionales…corte potencial del Colorado y denuncia que pudieran hacer de ese Tratado excepcional de 1944”.

Es imprescindible que se ofrezca proyectos de irrigación, sobre todo a Chihuahua, y evitar el robo de agua en los afluentes mexicanos, concluye el ex funcionario quien encabezó las negociaciones durante una crisis similar con Estados Unidos en 2001.