Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Astillero…

REALIDAD AFUERA DE LOS HOSPITALES EN CDMX . Imagen afuera del Hospital 20 de Noviembre en la Ciudad de México, cuando el número de contagios de Covid-19 en el país alcanzó 38 mil 324, con mil 997 nuevos en 24 horas, el nivel más alto hasta ahora, y el de muertos llegó a 3 mil 926. Foto Pablo Ramos

  • Fox: mentiras y enriquecimiento
  • Difícilmente tengo para comer 
  • Negocios familiares
  • Fallidos líderes derechistas

Por Julio Hernández López

Agazapado en las semanas recientes, como si no deseara más confrontaciones directas con el actual presidente de la República, Vicente Fox Quesada reapareció en CNN en español gracias a una entrevista realizada por Camilo Egaña en la que, entre otras declaraciones aventureras, se aventó la puntada de asumirse como un hombre pobre (no en términos intelectuales, sino también materiales): Ahorita difícilmente tengo para comer; yo no le he robado un centavo a nadie. Yo he hecho mi patrimonio con trabajo, sí con una herencia que nos dejó mi padre a nueve hermanos. He trabajado desde los seis, siete años. Aquí no hay riqueza ni dinero escondido (…) Vivo al día. Todo el dinero lo he metido a las fundaciones como Vamos México, Centro Fox.

El hombre que en 2000 llegó a la presidencia de México gracias al voto esperanzado de millones de ciudadanos deseosos de cambios profundos respecto al ya disfuncional régimen priísta de décadas, se ha especializado en la producción y difusión de mentiras y en el incremento y el disfrute escandalosos de una riqueza propiciada por su estancia en Los Pinos, junto a la virtual copresidenta de la República en ese sexenio de opereta, Marta Sahagún, cuyos hijos siguen siendo ejemplo de exito empresarial fundado en el aprovechamiento corrupto de las relaciones de poder político (caso que todos los usuarios de la banda presidencial deben tener en cuenta).

A manera de ejemplo: El 22 de agosto de 2005 se publicaba lo siguiente en este espacio, bajo el título Familia de avestruces y el subtítulo Enriquecimientos sin justificación: “Nadie debería permanecer impasible ante los datos que Anabel Hernández y Arelí Quintero han dado a conocer en La familia presidencial, el libro de reciente aparición que da cuenta del enriquecimiento apresurado, y presuntamente delictivo, de distintos miembros de las poderosas parentelas Fox y Sahagún (…) las dos reporteras demuestran, entre otras cosas, que Vicente Fox Quesada ha omitido informar oficialmente de un lujoso rancho que hasta ahora ha reportado como simple terreno agreste, sin dar cuenta de la magna inversión que se ha hecho para convertirlo en una caprichosa residencia campestre. El rancho secreto, lo llaman las periodistas para contrastarlo con el predio familiar que normalmente asume como único el propio Presidente cuando lo visita en algunos descansos de fin de semana (La estancia, se llama el oculto; San Cristóbal, el oficial, propiedad ésta que también ha sido altamente beneficiada con dinero público a cuenta de remozamientos abusivos) (https://bit.ly/3dGjsfr).

Uno de sus principales recaudadores de fondos para la campaña presidencial de 2000, Lino Korrodi, también ha señalado de manera crítica la prosperidad de Fox a partir de su arribo a Los Pinos. Basta ver el tren de vida que sostiene desde que dejó la silla presidencial para confirmar que miente de manera rotunda al decir que vive al día, que ahora difícilmente tiene para comer y que no ha robado a nadie (aún en el gobierno, enfrentaba protestas de campesinos que aseguraban que Fox les había robado tierras desde 1937: https://bit.ly/2WptHPm).

Traidor de la democracia, como se le ha etiquetado, Fox pasó de una situación de virtual quiebra personal y familiar antes de triunfar en la política (fue gobernador de Guanajuato y presidente de la República) a un enriquecimiento inocultable, al igual que su dominante pareja y los aprovechados hijos de ésta. En los libros de historia por haber sacado al Partido Revolucionario Institucional de Los Pinos, pasó a tapete coadyuvante del mismo PRI para su retorno al poder con Enrique Peña Nieto, siempre deseoso de mantener sus negocios y riqueza bajo protección: mentiras y enriquecimiento al amparo del poder son los signos distintivos de quien pretende erigirse en otro líder (in)moral de la oposición derechista. ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

juliohdz@jornada.com.mx