Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Polvos de aquellos lodos

Por César Villalobos López

A raíz de la reducción de personal en la extinta Secretaria de Desarrollo Agropecuario, introductores de diversas mercancías encontraron un camino libre a productos que entran de Sonora y de Baja California Sur, por la ausencia de elementos en las casetas de inspección y por la cancelación de volantas.

Con la llegada de la 4T y de Jaime Bonilla Valdez a la administración estatal, la situación no mejoró en el control zoosanitario, como tampoco en el fitosanitario, debido a la reducción de presupuesto, por parte del Congreso del Estado, si bien con la asignación de una cantidad poco mayor al anterior, apenas justo para cubrir gastos de operación.

Pero los goles no son exclusivos de los introductores, sino también por la indefinición, por las omisiones o complicidades heredadas del pasado, en las áreas de suministro de bienes y servicios adjudicados a organismos con dirigentes irresponsables, como Gustavo Rodríguez Cabrales, presidente de la Unión Ganadera Regional, que han incumplido como proveedores en la entrega de las adquisiciones de ganaderos que recibieron apoyos con recursos de la federación, manejados por la ahora Secretaria del Campo.          

El engañó a los ganaderos que entregaron el monto de los apoyos, más la parte que les correspondía, para la adquisición de maquinaria, enseres o equipo para el mejoramiento de sus instalaciones, por parte de la Unión Ganadera Regional, ha sido solapado por funcionarios de la anterior y de la actual administración, con el economista Héctor Haros Encinas, al frente de la Secretaria del Campo y Seguridad Alimentaria.

Existen una serie de irregularidades que, en su momento fueron destacadas y notificadas por el área legal de la Secretaria de Agricultura -ahora Sader- a los antecesores de Haro Encinas, a quienes les rechazaron el finiquito, por el incumplimiento de la Unión Ganadera Regional, como proveedor.

Sin embargo, la complicidad de los funcionarios salió a flote cuando ignoraron las quejas de los ganaderos que pagaron sin recibir lo comprado con recursos del erario, pero lo más grave es que, funcionarios, de la Secretaria del Campo, continúan considerando a la Unión Bandera Regional, como proveedor.

Estos nuevos funcionarios federales y estatales, de la 4-T, algunos provenientes del PAN, han puesto oídos sordos a las denuncias de ganaderos en sus respectivas asambleas, sobre los problemas para la movilización de ganado por falta de aretes para identificación, concesionados a la Unión Ganadera Regional.      

Y es que, la concesionaria, por manejos irregulares carece de recursos para comprarlos y tenerlos en existencia.