De los lectores…

De los lectores…

Tu vida aquí en la tierra

(Traducido del Chino)

Autor anónimo

Ninguno de nosotros tiene muchos años para vivir, no podemos llevarnos nada cuando nos vayamos, debemos ser ahorrativos, pero sin sacrificar nuestro bienestar.

Gasta el dinero que deba ser gastado, disfruta lo que deba ser disfrutado, dona lo que te sea posible. No te preocupes de lo que pasará cuando te hayas ido, porque cuando te vuelvas polvo, no sentirás si te alaban o te critican. 

¡El tiempo para disfrutar la vida es este mundo y la riqueza que tan difícilmente ganaste debes gozarla!

No te preocupes mucho por tus hijos, porque ellos tendrán su propio destino y encontrarán su propio camino.

Cuídalos, ámalos, consiéntelos, pero también disfrútalos mientras puedas. 

La vida debe tener más cosas que trabajar desde la cuna hasta la tumba.

No esperes mucho de tus hijos. 

Los hijos que se preocupan por sus padres, también están continuamente ocupados con sus trabajos, sus compromisos y con su propia vida. 

Muchos hijos que no se preocupan de sus padres, pelearán por sus bienes aun cuando todavía estén vivos y desearán que pronto dejen esta vida para poder heredar sus propiedades y riqueza. 

Para los que ya tienen 65 años o más, no intercambien su salud por la riqueza trabajando demás, no sea que caven una temprana sepultura.

De mil hectáreas sembradas de arroz, sólo puedes consumir 1/2 taza diaria; 

de mil mansiones, sólo necesitas un espacio de 8 metros cuadrados para descansar por las noches. 

Así que, siempre y cuando tengas suficiente alimento y dinero para gastar, no necesitas más, es suficiente. 

Debes vivir feliz. 

Cada familia tiene sus propios problemas. 

No te compares con otros midiendo tu fama o status social, o para ver los hijos de quién tienen más éxito, en lugar de eso, reta a otros a que logren felicidad, salud, gozo, calidad de vida y vivir más tiempo. 

Acepta las cosas que no puedes cambiar, si te preocupas demasiado puedes estropear tu salud. 

Debes crear tu propio bienestar y encontrar tu propia felicidad, siempre y cuando tengas buen estado de ánimo, buena disposición, haciendo cosas que te diviertan y alegren diariamente, así vivirás días felices.

Un día sin felicidad, es un día que pierdes.

Un día vivido felizmente, es un día ganado.

Teniendo buen ánimo, la enfermedad se curará: teniendo un espíritu alegre, la enfermedad se curará más rápido, manteniendo muy en alto el ánimo, siempre con alegría, la enfermedad nunca se acercará.

Con un buen carácter, el adecuado ejercicio, alimentos sanos, y un consumo razonable de vitaminas y minerales, se espera que tengas otros 20 o 30 años de vida saludable y placentera.

Pero, sobre todo, aprende a apreciar la bondad en todo… FAMILIA, AMIGOS…. ellos te harán sentir joven, revivir los buenos momentos, los pasajes interesantes de tu vida.

Dicen que, en la vida quien pierde el techo, gana las estrellas.

Y así es.

A veces pierdes lo que no querías, pero conquistas lo que nunca imaginaste.

No todo depende del tiempo, sino de la actitud.

El tiempo es como el agua de un río, nunca podrás tocarla dos veces, porque el agua ya pasó y nunca pasara de nuevo.

Aprovecha cada minuto de tu vida y recuerda: nunca te fijes en la apariencia, porque ésta cambia con el tiempo.

No busques a la persona perfecta, porque no existe.

Más, busca por encima de todo, a alguien que sepa tu verdadero valor.

Ten 4 amores: Dios, la vida, la familia y los amigos.

Dios porque es el dueño de la vida, la vida porque es corta, la familia, porque es única y los amigos, porque son escasos.

¡Que tengas un feliz y bendecido día!