Editorial…

Editorial…

Descalificaciones de AMLO

A Andrés Manuel Lopez Obrador, hoy presidente de México, le ha funcionado favorablemente las descalificaciones que, desde antes de iniciar su campaña de proselitismo inicio en contra de todo aquello, o de todo aquel que, en sus hechos o expresiones sea un obstáculo para sus objetivos.

Cuando alguien le cuestiona o le contradice datos proporcionados por el Jefe de la Nación, de inmediato sale la respuesta a flor de labio: “yo tengo otros datos”, a la vez que con el dedo índice de su mano derecha hace una seña de negación. 

Pero dígase lo que se diga, al presidente le ha funcionado la anticipada descalificación o desprestigio de periodistas o comunicadores, de todo tipo de funcionarios de anteriores administraciones, de líderes o cabezas de grupos a los que identifica como corruptos o neoliberales.

El presidente de los mexicanos ha puesto oídos sordos, bajo el mismo precepto de tener otros datos, cuando le han hecho señalamientos sobre funcionarios de su administración, e inclusive ha desdeñado información de algunas dependencias u organismos de su administración.  

En el caso del campo mexicano, López Obrador ha satanizado a las cabezas de los movimientos de protesta por el desmantelamiento de las instituciones del estado relacionadas con la tenencia y la seguridad jurídica de la tierra, con la planeación y proyección de las actividades productivas del sector primario, como la nueva Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural, o la Comisión Nacional del Agua.

En este tema, el Jefe de la Nación ha pasado por alto que, senadores y diputados de su mismo partido, Morena, se han manifestado a favor de una rectificación de su política pública para el campo, así como la restitución de facultades a la Secretaria de Agricultura para que dé prioridad al impulso del desarrollo productivo, antes de las acciones asistenciales que le ha encomendado.  

Durante la conferencia mañanera del pasado miércoles, la participación del Secretario de Agricultura estuvo más encaminada a justificar el abasto de fertilizantes a campesinos marginados del estado de Guerrero que, a la atención de la inconformidad de productores de todo el país, expresada desde el día 2, quince días antes.  

A su vez, el presidente se lanzó en contra de los líderes de las anunciadas manifestaciones, aun cuando les dijo que no habría represiones y les reitero que su gobierno está apoyando “como nunca antes” a los productores del campo que fueron abandonados desde hace sexenios, y que los inconformes son los líderes de organizaciones porque cambió el método de distribución de fertilizantes y recursos.