Editorial…

Editorial…

¿Revancha política o capricho?

Incomoda, pero no peca

En México, la hegemonía del partido revolucionario institucional por cerca de 70 años, salvo contadas excepciones se vertieron críticas o señalamientos abiertos, claros y concretos en relación a las cuestiones económicas del país, como consecuencia de los errores, fallas o corrupción de la administración pública de la federación.

Los medios de comunicación “nacionales”, como erróneamente identifican en la presidencia de la república y dependencias a las publicaciones editadas en la capital del país- así como los comentaristas incrustados en los medios electrónicos que desde la ciudad de México lanzan loas y justificaciones a las acciones de gobierno, difícilmente, más bien nuca, cuestionan peliagudas situaciones económicas.

Por ejemplo, ninguno de los santones de la economía que diariamente se desgañitan, en los canales de televisión y programas de radio, explicando el comportamiento del peso frente al dólar y de las reservas, cuando mencionan el monto de la deuda no se acuerdan de los miles de millones de euros captados por la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos a través de la “colocación de papel” a un plazo de vencimiento de 100 años.      

Por eso la pronta reacción de funcionarios de Enrique Peña Nieto y del sector privado ante la mención del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador sobre la “bancarrota” del país que está recibiendo y precisó: “No gustó la palabra ‘bancarrota’, pero es real”

“Llevamos 30 años sin crecimiento; la deuda pública, nada más de Fox a la fecha creció de 1.7 billones a 10 billones”, precisó como fundamento de su expresión sobre el nulo crecimiento económico que predominaron durante el periodo neoliberal, el incremento en la violencia y la inseguridad, así como los millones de pobres que se generaron durante estos años.

“A los conservadores no les gustó la palabra “bancarrota”, pero es real”, insistió y aclaró: “si la palabra les ofendió, ofrezco disculpas; sin embargo, pese a la situación que vive el país “cumplirá todo lo prometido en campaña” y finalmente advirtió: “pese a la situación que vive el país cumpliré todo lo prometido en campaña”.

Una buena parte de los mexicanos, incluyendo a muchos de los que no votaron por el candidato de Morena, partido al que ahora todos los políticos y busca chambas pretenden incrustarse, esperan que las cuentas sean claras, que Andrés Manuel Lopez Obrador y sus funcionarios informen la realidad económica y de desarrollo en la que vivimos y que nos espera a futuro en materia de endeudamiento.