Editorial…

Editorial…

Si jalan, descobijan

Ahora, tras el inobjetable triunfo de Andrés Manuel Lopez Obrador en la campaña presidencial, gente de todos los estratos sociales, incluyendo políticos con militancia en partidos de oposición, se erigen como artífices de los resultados.

Entre esos individuos hay quienes dicen estar trabajando para la selección de los futuros funcionarios de la federación, anotándose, desde luego, en primer lugar, para incrustarse en el erario, aun cuando los sueldos no sean jugosos como los actuales.

Otros sueñan en candidaturas, pero abanderados por Morena, sin importar su origen partidista y es que consideran que por el triunfo de Lopez obrador irán en caballo de hacienda, seguros ante cualquier cargo por el que contiendan.

Dentro de la euforia consecuente a la alta votación lograda por el abanderado de Morena, hay quienes, enarbolando un membrete, sin respaldo real, como el “Comité Ciudadano Defensor del Agua, Medio Ambiente, Justicia y Legalidad, A.C.” y la supuesta representación del sector agrario por la suma de comisariados ejidales, sin conceso en asambleas, lucran con fines políticos.

Hay quienes tienen los pies en la tierra, saben su potencial político, pero se dejan querer, cuando comunicadores -a modo- les mencionan como aspirantes a una alcaldía y hasta el gobierno del estado, al fin y al cabo, no les afecta.

En el caso del campo mexicano podemos observar las discrepancias entre las versiones de quienes consideran serán los rectores de las actividades oficiales del sector agrícola y ganadero de Baja California, con los lineamientos y planteamientos vertidos por quien será el nuevo Secretario de Agricultura y el propio presidente electo de México.

Seguramente que, en un análisis de personalidades, perfiles, antecedentes de honestidad, honorabilidad y de responsabilidad en el cumplimiento de compromisos, cuando menos más de la mitad de los actuales actores se quedaran en el camino y es que la cobija es grande, pero no alcanza para todos, porque será volver a lo mismo que se critica.    

Parte de los individuos a los que nos referimos han logrado significación por la impunidad resultante de la ausencia de energía para la aplicación del estado de derecho, por parte de la autoridad y, es que, no hay autoridad, por ello han actuado en forma desordenada, grotesca y hasta gansteril, pretendiendo que la ciudadanía en general acepte sus desmanes, sin importar que estén al margen de la ley.