Editorial…

Editorial…

A vender placas

Tras la declaración de Fidel Villanueva, dirigente de Anapromex, asociación que “entrega placas no oficiales a los automovilistas, es legal y se encuentra registrada ante la Secretaría de Hacienda”, se debe de analizar ese negocio.

El líder de la agrupación precisó que 120 mil vehículos irregulares circulan en Baja California portando placas de Anapromex, “con el aval de las autoridades federales y policías municipales”.

Confirmó lo que todo mundo sabe y es que esos automotores con placas de Anapromex y de otras agrupaciones similares “no están siendo confiscados por las autoridades de los municipios y policía federal; descartó que el negocio se trate de un fraude a pesar de que sus distintivos no tienen ninguna validez legal como identificación vehicular”.

“Nosotros no tenemos por qué avergonzarnos ni ocultar que tenemos acuerdos con la policía federal, con municipios, de todo lo que hace Anapromex; violaron la primera ley ellos, al permitir que crucen carros para acá, ninguna autoridad puede comentar más que Hacienda”.

En su declaración, publicada en el Diario Regional El Mexicano, Villanueva reconoció que “cada vez más automovilistas optan por adquirir los engomados y placas no oficiales, aun teniendo la capacidad económica para cumplir con la ley que exige el pago de impuestos para quienes se trasladan en un vehículo; sostuvo que es desequilibrado exigir a una persona pagar hasta el triple del costo de su unidad para realizar un trámite de importación”.

“No existe un equilibrio, la gente está recurriendo a nosotros, un ejemplo: un carro del 2013, que se lo pueden conseguir en la frontera por 1 mil 300, 1 mil 500 dólares, la importación te sale en 4 mil dólares…todo lo que involucra ya a un vehículo extranjero lo hacen más caro”, comentó.

Finalmente, opinó que, a diferencia de otros gobernadores panistas, Francisco Vega de Lamadrid “intentó” hallar una vía para solucionar el problema que padecen miles de automovilistas en la región norte, sin embargo, calificó con ofensas al director de Ingresos del Estado, Nolberto González Grajeda, quien ha emitido reiterados llamados a la población para que no se registre en Anapromex y otras asociaciones del mismo giro, al considerarlos una especie de engaño para la ciudadanía.

Por el número de vehículos que dice tener registrados y las cuotas voluntarias, la asociación debió de tener ingresos mayores a los 120 millones de pesos que pueden generar cualquier disimulo de la autoridad.