Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

En la CNC, líderes hechizos

Los campesino de todo México, o cuando menos quienes les representaban al frente de las agrupaciones aplaudieron que con el voto de sus diputados y senadores – electos para defenderlos- aprobaron la iniciativa del presidente Carlos Salinas de Gortari y reformaron el artículo 27.
Al campesino común y corriente, al que trabaja y hace producir la tierra le vendieron la idea de que con ello alcanzaba la mayoría de edad, reclamada por los ejidatarios cuando sentían los abusos de las autoridades ejidales.
Se les otorgó el dominio pleno de sus parcelas, pero como sucede en las mejores familias, algunos hijos no supieron que hacer con la libertad concedida a su propiedad y otros si tuvieron beneficios.
Campesinos acostumbrados al no pago y al borrón y cuenta nueva no midieron las consecuencias de su irresponsabilidad y perdieron la tierra cuando la dieron en garantía y no pagaron; otros la vendieron, como es el caso de Javier Camacho Cital, presidente –no líder- de la Confederación Nacional Campesina en Baja California.
Pero el Contador Público y senador Ismael Hernández Deras, aun cuando de 1981 a 1983 fue Secretario General de la Vanguardia Juvenil Agrarista de la Confederación Nacional Campesina en el municipio de Mezquita, los campesinos de Lerdo no estuvieron de acuerdo en que se le haya nombrado “dirigente nacional de la CNC, por no pertenecer al sector campesino”, pero finalmente lo aceptaron “para favorecer al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los próximos procesos electorales”.
Juan Fraire de la Cruz, dirigente de la CNC en Lerdo, quien manifestó su rechazo al ungimiento del senador, dijo ser respetuoso, pero enfatizó: “esto va en contra de los estatutos que rigen a la propia CNC, organización que debiera ser dirigida por gente de este sector”.
“Nosotros en la CNC somos institucionales, lo que decidan en la cúpula, pues lo aceptamos, aunque no estemos de acuerdo con la persona por el tema de que viene de otro sector. El señor es de CNOP. Es buena persona y todo lo que usted guste. Fue nuestro gobernador, senador, ha trabajado mucho, pero nuestros lineamientos nos marcan otra cosa, que tiene que ser de la CNC, campesino, pero nosotros no hacemos más que aceptar lo que se decida en el centro y trabajar para que las próximas elecciones sean benéficas para el partido”, dijo Fraire.
“El reclamo de muchos cenecistas de Lerdo es que cada vez es más común que la dirigencia de la Confederación Nacional Campesina sea ocupada por personas que no son o no provienen del sector campesino”, pero como están en el juego de intereses políticos, “aseguran que apoyarán las decisiones que favorezcan al PRI en los próximos procesos electorales del 2018”.
Regresando a Baja California y en específico al valle de Mexicali encontramos una situación parecida con Rigoberto Campos González, quien dicen llegó a la presidencia del comité municipal de la CNC impulsado por intereses de funcionarios de la delegación de la Secretaria de Agricultura, como revancha en contra de Benjamín Castillo Valdez, quien desde la diputación federal y junto con Miguel Soto Ávila, pretendieron impedir que el Ing. Guillermo Aldrete Haas asumiera la titularidad de la delegación.
Mucho se ha dicho, especialmente en boca de diputados, senadores y otros políticos priistas, sobre los gobiernos de Acción Nacional, asegurando que han desmantelado al campo, soslayando que ese proceso se inició con Carlos Salinas de Gortari y en el valle de Mexicali, Ernesto Zedillo Ponce de León, ignoró los contratos de rehabilitación y compactación del Distrito de Riego 014 del Rio Colorado, firmado por el gobierno de Gustavo Diaz Ordaz y los usuarios del agua.
Sin terminar las obras de rehabilitación pactadas en el convenio o contrato aludido, Zedillo Ponce de León, quien aspiraba gobernar Baja California y era alentado por sus amigos para buscar la candidatura del PRI, atendió las instrucciones para dejar en manos de los campesinos el Distrito de Riego, pulverizando en 22 módulos el manejo que se hacía con 6 unidades de riego.
Las obras quedaron inconclusas, no se puede medir el agua que reciben los usuarios, solo para poner un ejemplo.
De paso desaparecieron el Comité Directivo Agrícola, e irresponsablemente, desde la Secretaria de Agricultura se anunció que los campesinos usuarios del agua tenían libertad de sembrar lo que quisieran y empezó el desorden que hasta ahora se tiene por ausencia de planeación en los cultivos y la resistencia de los productores al ordenamiento que han iniciado en la delegación de la Secretaria de Agricultura, conjuntamente con el organismo de cuenca de la Comisión Nacional del Agua y la Secretaria de Desarrollo Agropecuario.
Si a todo esto le suma las figuras decorativas mencionadas al inicio y que aparentan ser y tener las representaciones de los ejidatarios, de los colonos y de los propietarios rurales del país, se puede entender el porqué de las grandes diferencias en el desarrollo del campo, donde la investigación existe en declaraciones y es que “sin dinero no baila el perro”.