Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Las elecciones traen vientos de cambio y nuevas propuestas, pero… ¿Y qué sigue para México?

Gerardo Rodríguez. Director regional de U.S. Meat Export Federation para México, Centroamérica y República Dominicana

* Redacción Ganaderia.com

Acabamos de vivir un proceso electoral trascendental para nuestro país, tendremos por primera vez a una mujer encabezando el Gobierno Federal. Pero hagamos un ejercicio, adelantemos el tiempo 6 años. Es 2030 y está por terminar la administración que la semana pasada fue elegida y, estoy seguro, se estará lidiando con un país muy distinto al que hoy vivimos.

En el caso de nuestra industria, quisiera pensar que tendremos un México fortalecido en el sector agropecuario, y no hablo de tener subsidios y/o apoyos económicos, sino de cambios en la productividad, eficiencia y mejoras clave. Necesitamos un país más competitivo a nivel mundial, ya que los países productores están ávidos de extender sus alcances de venta, incluyendo a nuestro país.

Hagamos un recuento enfocado en la carne de cerdo. Tenemos a la Unión Europea como líder a nivel mundial, pero que lidia con problemas en la producción y que pronostica un nulo crecimiento este año, logrando niveles de exportación muy parecidos a los que tenía ¡hace una década! Mismo caso en Canadá, un país que ha sido aliado de México en la exportación de carne de cerdo, pero que igual espera un crecimiento nulo durante 2024.

Y aunque nuestro país augura un crecimiento en las exportaciones del 2% este año, hay otras naciones, como Estados Unidos, que espera un 3% de crecimiento, y que pronostica, dentro de 6 años, que su producción crecerá cerca del 20%.

También tenemos a Brasil, que crecerá un 4% en sus exportaciones y que, como lo decía en mi columna pasada, pasa por una reducción de casi 40% en la venta a su mayor cliente, que es China.

Es por eso que están muy enfocados en acomodar todo ese producto alrededor del mundo, con costos muy por debajo de lo que se lo vendían al país asiático, solo por no perder, y esto puede desestabilizar la producción mexicana.

Entonces, si nos ponemos al tú por tú en la eficiencia de productos, calidad y consistencia, nuestro país no podrá sobresalir en los mercados de exportación.

¿En la res? ¿Cómo andamos en México?

En cuestión de la carne que se exporta, la foto actual muestra que estamos en números negativos comparado con el año pasado. Hacia nuestro mayor cliente, los Estados Unidos, se cayeron las ventas en un 15%; después va Japón, nuestro segundo mejor destino, donde estamos 30% por debajo; con Canadá 2% menos, y hacia Corea del Sur dejamos de vender 46%.

En el caso de lo que México importa, no hay un porcentaje para describir a Brasil, que el año pasado reflejaba cero kilos y hoy han dispuesto de más de 10,000,000 de kilos, ¡sí, leíste bien! Diez millones de kilos en los primeros 4 meses de este 2024. Además, tenemos producto de Nicaragua, que subió casi un 30% sus ventas versus el año pasado.

Creo que la situación en México pareciera estar en focos amarillos, pero más bien son ¡focos rojos! No quiero sonar alarmista, simplemente hay que ver el panorama actual para medir crecimientos y delinear mejoras. No estamos esperando que nos regalen nada, no queremos subsidios.

¡Queremos trabajar! Queremos tener una visión global y extender nuestros horizontes, lograr mayores oportunidades para el agro mexicano.

¡Queremos seguir haciendo alianzas duraderas con socios serios, aquellos que nos acompañen en potencializar nuestras capacidades al máximo!

¡Hoy es el momento de ver dónde estamos parados y ver hacia dónde vamos! Leí una frase que dice: “no puedo controlar la dirección del viento, pero puedo ajustar las velas del barco para siempre alcanzar mi destino”.

*Publicado en portal https://www.ganaderia.com/

About Author