Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Los que saben…

Mientras la mayoría de los ciudadanos seguían sí o sí las campañas, los trigueros vieron tambalear el resultado de su esfuerzo al no saber quién encabezaría este año la lucha contra una industria dura de roer, así, los productores volvieron a fragmentarse tal y como ocurrió el año pasado

“De lo perdido lo encontrado”

Por Orfalinda Hinojosa Elizalde

El proceso electoral ya pasó.  Ya ganó quien debía ganar y perdió quien debía perder.  Poco a poco las cosas toman su lugar.  Durante días todo giró alrededor de quiénes serían los candidatos; cómo llevarían sus campañas, con quiénes se reunirían para asegurar los votos que los llevarían a la victoria, así como qué escándalos se presentarían hasta el 2 de junio.

Durante días, las elecciones ocuparon de manera voluntaria e involuntaria la atención de todos los ciudadanos, de todos los sectores y el primario no fue la excepción, tan es así, que quienes se dedican al sector agropecuario vieron entre las filas de los candidatos a diputados locales por el distrito 01, a tres hombres sabedores del campo, resultando como ganadora una mujer joven, quien, desde hoy, tiene el compromiso de atender al campo.

Se trató de personajes con experiencia en varios ámbitos que tienen que ver con la agricultura y la ganadería.  Uno de ellos despertó inquietudes entre los productores, ya que se trató de Horacio Gómez Carranza, quien ocupaba hasta el momento del arranque de las campañas, la Presidencia del Consejo Estatal de Productores de Trigo, quien levantó algunas cejas y descalificaron su candidatura, ya que dejaría tirado el compromiso de defender a los trigueros ante la difícil situación que se repite cada ciclo agrícola.

Lamentablemente, los productores repitieron este 2024, lo que vivieron el pasado 2023, en donde una vez más levantaron la voz para defender el pecio de la tonelada de trigo, solo que este año, sin la persona que, en compañía de los integrantes del Consejo Estatal de Productores de Trigo, que el año anterior los llevó a un plantó en el Centro Cívico durante semanas y que terminó con el desalojo violeto de maquinaria agrícola y la separación de los agremiados.

Mientras la mayoría de los ciudadanos seguían sí o sí las campañas, los trigueros vieron tambalear el resultado de su esfuerzo al no saber quién encabezaría este año la lucha contra una industria dura de roer, así, los productores volvieron a fragmentarse tal y como ocurrió el año pasado, solo que este, la consecuencia  del daño fue mayor, ya que funcionó el conocido refrán de “divide y vencerás”, debido a que los empresarios del grano y los representantes de Gobierno del Estado, aprovecharon el receso que tomó Gómez Carranza para probar suerte en la política, de tal manera que hoy, recibirán solo 300 dólares por tonelada y no los 380 que buscaban, así, sorprendieron a los integrantes del Consejo Estatal de Productores de Trigo, dirigidos de manera temporal por el Prof. Luis Rosales, quien al igual que otros integrantes de esa organización, estuvieron de acuerdo con recibir una cantidad menor a la del año que pasado, que fue de 318 dólares por tonelada.  Las preguntas son: ¿por qué firmaron un precio menor al año pasado?, ¿recibieron alguna presión?  Si ellos son integrantes del Consejo y se supone que también son trigueros, ¿no se verán afectados con esa decisión?, ¿por qué no consultaron al resto de los productores?

Lógicamente esto provocó el descontento de muchos trigueros, al grado que los miembros de Unión Producción y Progreso de Baja California, presidido por Ricardo Muñoz Silva, se levantaron en espigas, para reclamar e intentar resarcir el daño, y no era para menos, ya que ellos, habían hecho camino con varias reuniones para lograr los mismos apoyos que el año pasado, tanto del Gobierno del Estado, como del Municipio, pero no, así que se dieron a la tarea de renegociar con los industriales sin tener éxito.  Se quedan los 300 dólares por tonelada.

Ahora, con Gómez Carranza de regreso intenta corregir el rumbo al recuperar el tiempo perdido para los trigueros, ya que como Presidente del Consejo Estatal del Productores de Trigo, vuelve a escuchar a los productores para evitar que el golpe que recibirán los agricultores no sea tan duro como el resto lo piensan y ya lo esperan, debido a que el acuerdo firmado en entre el Consejo Estatal de Productores de Trigo y los industriales, de pagar 300 dólares por tonelada, hace unas semanas, hasta el momento de publicar esta columna, buscan desconocerlo al pretender liquidarles en solo 293 dólares la tonelada.

Las preguntas siguen: ¿qué hará el Gobierno del Estado ante el visible desacato de los industriales de pagar lo convenido?, ¿logrará Gómez Carranza renegociar un mejor precio con los industriales?, ¿qué medidas van a tomar los productores de trigo para lograr un mejor precio?  Se verá al final de la cosecha.

About Author