Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

#ColumnaInvitada…

La Fuerza Aerea Mexicana: Su rezago y urgente modernización….

“La Marina tiene un barco, 

la aviación tiene un avión…”

Por Manuel Rojas 

(Anécdota personal)

(Parte uno)      

Era 1976 y concluía mi licenciatura en Sociología en la Facultad de C. Sociales y Políticas de la UABC… Tenía yo un maestro burlón en la materia de estadística que al enterarse que deseaba titularme por Tesis enfocada a las Fuerzas Armadas; me dijo socarrón…. “No, Rojas, usted es artista, (soltó la risa) … hágala sobre la Sociología y el Teatro…”

Volvió a reírse y se retiró… Seguí en mi propósito y siete años después estaba listo a titularme y sin variar temática; mi Tesis se llamó: “FUERZAS ARMADAS EN EL MÉXICO CONTEMPORANEO: 1938-1982″…

La dinámica del examen de titulación permitía al aspirante la opción de hacerlo “cerrado” (sólo con sinodales) o “abierto” (con invitados y público en general). Opté por la segunda. Igual, se nos permitía escoger a un Sinodal-Presidente y yo propuse… AL MAESTRO BURLÓN….

Excuso decirles como le fue en el debate, pero me llovieron 

Felicitaciones y aplausos aquella tarde en el Aula Magna, en que mi profesor de estadística se disculpó conmigo por sus añejas burlas.

Pocos saben que TODOS mis ancestros paternos (excepto mi abuelo, Enrique) fueron militares: el padre de mi tatarabuelo fue capitán de navío de la Armada Española; su hijo, teniente de caballería en la guerra de Texas; su nieto, oficial de intendencia; su bisnieto, ingeniero civil; su tataranieto (mi padre), capitán de infantería y yo… “puro pájaro nalgón” (así me decía de niño una tía-abuela).

Al concluir mis estudios de secundaria y pese a tener el “pie plano” y ser un pésimo deportista, tenía oportunidad de hacer mi bachillerato en el Colegio Militar de Popotla o bien en el Colegio del Aire en Zapopan. Por ser hijo de un oficial; tenía la prerrogativa de acceso “directo” y eludir las rigurosas evaluaciones físicas, no así las de aptitudes esenciales como la aplicación de las Matemáticas (mi eterna pesadilla). Me llamaba mucho la atención el desarrollo de la aviación militar. Su origen en México y su posterior estancamiento y rezago a causa de ciertos tratados de Venustiano Carranza; que, signados en 1919 con los ESTADOS UNIDOS a cambio de su reconocimiento como Presidente, comprometían por cien años a nuestro país, a frenar y contener el avance de la industria militar con énfasis en la AERONAUTICA… 

(Continuará)