Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Control demócrata del Senado facilitará el camino a Biden, pero con límites

Esta es una nueva noticia para Biden, pues podrá impulsar sus proyectos y nominaciones sin una sistemática obstrucción de los republicanos. (KEVIN LAMARQUE/REUTERS)

La Cámara Alta quedará dividida 50-50, con la vicepresidenta Kamala Harris como voto de desempate, lo que obligará al partido del presidente electo a buscar alianzas con los republicanos

@expansionmx

El triunfo de los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff en Georgia acaba con la incertidumbre por el control del Senado. Junto con los dos senadores independientes, con quienes suele votar en coordinación, el partido del presidente electo Joe Biden ahora tiene 50 de los 100 escaños de la Cámara Alta.

Esta es una buena noticia para Biden, pues podrá impulsar sus proyectos y nominaciones sin una sistemática obstrucción de los republicanos. Pero aún enfrentará retos para impulsar algunos proyectos, como los relacionados con regulación de armas y el cambio climático.

Esto significa un Senado 50-50 para el próximo presidente de Estados Unidos. 

Los demócratas aún deben esperar

Aunque las victorias del predicador Warnock y de la joven estrella Ossoff son seguras, aún tendrán que esperar para poder tomar sus escaños, que ahora son ocupados por dos senadores republicanos.

El Senado tiene actualmente una mayoría republicana. La Oficina del Secretario del Senado de los Estados Unidos dice que debe tener a mano un certificado de elección del estado debidamente ejecutado para jurar y sentar a un senador.

Esto podría durar algunos días o incluso un par de semanas, porque los condados de Georgia tienen hasta el 15 de enero y el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, tiene hasta el 22 de enero para certificar los resultados estatales de las elecciones del 5 de enero. Entonces, puede que no haya un Senado 50-50 hasta entonces.

El vicepresidente Mike Pence es el encargado de certificar la elección de Joe Biden. Aquí, aparece con la líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El funcionamiento de un Senado dividido

En tres ocasiones anteriores el Senado ha estado empatado: en 1881, 1954 y nuevamente hace 20 años.

En 2001, el Senado se dividió 50-50 desde enero hasta junio, cuando el senador James Jeffords dejó el Partido Republicano y se convirtió en un independiente que se unió a los demócratas, dando el control a los demócratas.

El líder demócrata del Senado, Schumer, declaró el miércoles que sería el nuevo líder de la mayoría, pero dijo que aún no había hablado con el actual líder de la mayoría, el republicano Mitch McConnell.

En la práctica, el vicepresidente no suele estar en la cámara del Senado todos los días, delegando la presidencia en un miembro del partido mayoritario.

De modo que el deseo de aportar cierta previsibilidad a las operaciones diarias llevó a los líderes del partido en 2001 a firmar un acuerdo de reparto del poder para guiar a la cámara.

El líder republicano Trent Lott fue reconocido como el líder de la mayoría, basándose en el hecho de que el nuevo vicepresidente republicano, Dick Cheney, fue el voto decisivo. Sin embargo, el acuerdo ordenaba que ambos líderes buscaran lograr un equilibrio equitativo de los intereses de las dos partes al programar y debatir asuntos legislativos y ejecutivos.

El acuerdo dividió las membresías del comité de manera uniforme, en lugar de darle a la mayoría una ventaja como sucedería normalmente, e hizo algunas otras disposiciones para regular los procedimientos de la sala.

Si un voto empatado impidió que una medida o nominación escapara del comité al piso del Senado, el líder de la mayoría o de la minoría podría actuar para llevar el proyecto de ley a la sala, y solo se necesitaba una mayoría de votos para hacerlo.

Los planes de Biden con la mayoría en las Cámaras

Los demócratas controlarían ambas cámaras así como la Casa Blanca por primera vez desde los dos primeros años de la presidencia de Barack Obama, cuando lanzó un gigantesco paquete de medidas para salvar a la economía tras la crisis de 2008/2009 y sancionó una ley que extendió o mejoró la cobertura médica de millones de estadounidenses.

Biden podría ahora concretar medidas prioritarias empezando por ayudas de 2,000 dólares a cada estadounidense perjudicado por las consecuencias económicas del coronavirus. Esa iniciativa era apoyada hasta por Trump pero había sido bloqueada por el jefe de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

Otra de las metas que podría concretar sería la de elevar el salario mínimo a 15 dólares por hora en todo el país, aliviar la carga de la deuda de estudiantes y crear una “opción pública” de atención médica; un viejo sueño de los demócratas que quieren ofrecer un seguro de salud más barato y respaldado por el gobierno para competir con las empresas privadas.

Una prioridad muy particular de los demócratas es aprobar la llamada “Ley para el pueblo” (For the People Act) que protegerá el derecho al voto, determinará que el día de las elecciones nacionales sea feriado e instaurará comisiones no partidarias para diseñar los distritos electorales; lo cual va en contra de la aspiración de los republicanos de contar con plazas en esos organismos.

*Tomado del portal de expansión con información de AFP y Reuters