Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Lo Extraordinario de lo Cotidiano

Desde fuera

Por Gladys Villalobos*

Octubre, el “Mes Rosa”, declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), enfocado a concientizar a la población sobre el cáncer de seno, sensibilizarnos sobre la importancia de la autoexploración, la detección precoz y tratamientos. 

En los últimos días ha permanecido en mi mente el tema de la auto observación, de la autoexploración. ¿Podemos tomar una distancia suficiente de nosotros mismos como para auto observarnos? En esa distancia ¿en dónde le restamos protagonismo al ego e introducimos la objetividad?  

Me recuerda cuando necesitas alejarte un texto para lograr ver con claridad las letras pequeñas o cuando en un museo hay una obra de arte tan grande que necesitas alejarte unos pasos para lograr apreciarla y definir si te gusta o no. Este segundo ejemplo se asemeja más a mi inquietud de verme “desde fuera”. 

En ocasiones cuando me llega la ambivalencia en una decisión o para apreciar una situación que me cuesta trabajo contextualizar, ya sea mía o de otra persona, recurro al verme “desde fuera”. 

Desasociarme, ser una espectadora de mí, desapegarme ¿Me gusta lo que veo o no? ¿quiero convivir con esa persona? ¿veo a una mujer en su equilibrio o víctima de la vida?  ¿qué le diría a esa mujer? ¿qué me inspira?  Puede ser agradable o no darnos cuenta de nuestra realidad, pero a la vez, descubrimos que hay situaciones más sencillas o irrelevantes, complejas o trascendentales de lo que apreciamos en nuestros zapatos.

En un sentido, la observación y la exploración de uno mismo tienen entre otros, un fin común. El saber más de nosotros, a detalle, conocernos y reconocernos. Conocer nuestro cuerpo, nuestra casa donde habitamos toda la vida, que nos acompaña en cada paso que damos, en ocasiones es el territorio más desconocido para nosotros. 

Tenemos un recuerdo efímero de nuestras clases de anatomía en la primaria y no es hasta que nos duele algo o deja de funcionar correctamente, que ponemos atención a esa parte de nuestro cuerpo. Socialmente, culturalmente o por moral no se nos invita desde niños o adolescentes a tocarnos, explorarnos, conocer como es nuestro cuerpo, familiarizarnos a él. “Tócate” es la invitación. No solo en octubre movido, movida por los mensajes constantes. Tócate todo el año. La conciencia y prevención pueden hacer la diferencia en nuestra vida.

Tal vez, en este momento de tu vida, conoces o conociste a una mujer u hombre que padece, padeció o ha muerto por cáncer de seno. Yo sí. Tres mujeres adorables que amaban la vida, tanto como a sus familias, así como yo a ellas. Por ellas, por todas, por todos me gusta sembrar una semilla de conciencia.

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo. 

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Mi sitio: gladysvillalobos.wordpress.com/ Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com