Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Baja California ricos en material fosilífero

ENSENADA. –  En México, Baja California destaca entre los estados que han registrado importantes hallazgos paleontológicos hasta con 66 millones de años de antigüedad, es por ello que este miércoles 14 de octubre cuando se celebra el Día Internacional del Fósil, es importante resaltar está fecha para enfatizar sobre el valor científico y educativo de la paleontología y la importancia de preservar los fósiles para las generaciones futuras.

El Día Internacional del Fósil fue establecido por la Asociación Paleontológica Internacional, y retomado por varios países entre ellos México, con el objetivo de crear conciencia sobre el valor de los fósiles como testimonios del pasado de la vida en nuestro planeta y al mismo tiempo promover la protección de estos para su conservación, estudio y difusión, informó el antropólogo Jaime Vélez Storey, Director de Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Baja California.

El Rosario, Colonia Vicente Guerrero, Bahía de San Quintín, San Vicente, Tijuana y Algodones, son solo algunas de las zonas en las que se han encontrado importantes hallazgos entre estos hadrosáuridos, conocidos como dinosaurios pico de pato o Labocania anomala, dinosaurio terópodo, descrito a partir de restos recuperados en la Formación La Bocana Roja en El Rosario. Además de esos dinosaurios, se han reconocidos restos de otros tipos como los anquilosáuridos, ceratópsidos y de terópodos como los tiranosáuridos, ornitomímidos, dromeosáuridos, y troodóntidos, además de osamentas de mamuts, entre otros.

En el caso del Centro INAH Baja California es la Biol. Andrea Guía Ramírez responsable de la sección de Paleontología y Arqueozoología del CINAH-B. C, quien a lo largo de 17 años ha trabajado directamente con los fósiles, que son los restos de animales y plantas que se conservan en buen estado hasta nuestros días después del paso de millones de años.

Guía Ramírez nos presenta un resumen por eras geológicas y comenta que a lo largo de la península afloran rocas sedimentarias que en su interior albergan parte del patrimonio natural de México, el paleontológico. Este patrimonio hace referencia a los organismos que vivieron en el pasado, cuyos restos fueron preservados entre los sedimentos, con una antigüedad superior a los 10 mil años, y son conocidos como fósiles. 

Una huella, un diente, una concha, un esqueleto completo o una excreción corpórea son evidencias de la vida antigua en el Planeta y representan un valor científico y educativo que debe ser conservado, nos comenta 

Los fósiles más antiguos aquí corresponden a la Era Paleozoica, tiempo en que la península aún no estaba formada. Entre estos están los invertebrados marinos como moluscos, braquiópodos, equinodermos y los de vertebrados, llamados conodontes, un tipo de pez sin mandíbula. Algunas de estas localidades tienen una edad aproximada de 480 millones de años.  

Durante la Era Mesozoica, gran parte de la región se encontraba bajo las aguas oceánicas. Los fósiles más conocidos son los amonites, baculites y los huesos de dinosaurios. No obstante, se conocen otros tipos de fósiles como moluscos, braquiópodos, equinodermos, troncos petrificados, pequeños mamíferos, reptiles, entre otros. 

Para la Era Cenozoica, que da inicio hace 66 millones de años, diversos afloramientos dan cuenta de la historia reciente de la península. Existen ensamblajes fosilíferos importantes para este periodo de tiempo, se reconocen depósitos marinos con fósiles de moluscos, peces, tiburones y mamíferos. No de menor importancia, aunque menos extensos también hay registro de mamíferos terrestres, con presencia de artiodáctilos y perisodáctilos. Y justo al final de esta Era, hacia el Pleistoceno, hay representantes distinguidos como los caballos, camélidos, perezosos, mamuts y gonfoterios, mamíferos que pudieron convivir con los primeros pobladores humanos de la península. 

Finalmente señala el antropólogo Vélez Storey que muchos de los hallazgos de fósiles que se muestran en nuestros museos fueron recuperados gracias a la denuncia de sus habitantes, y es por ello que se exhorta a la comunidad a que siga siendo coadyuvante de la protección del patrimonio paleontológico de Baja California. 

Ante cualquier hallazgo es importante no mover los materiales hasta que sean inspeccionados por un especialista, para evitar el deterioro y la pérdida de la información. En el caso de Baja California se pone a la disposición de la comunidad el correo electrónico buzon.bc@inah.gob.mx y las páginas Facebook en @antropologíaehistoriabc @elvallecitobc.