logo

Módulos tierra sin Ley

  • Ambiciones desmedidas
  • Cofradías de intereses
  • Con protección oficial
  • Sin deseo de servicio
  • Les falta talento
  • Busca poder absoluto
  • Yo no fui, la excusa 
  • Irresponsable por Covid-19

Por César Villalobos López 

Uno de los principales problemas en la operación y administración de las asociaciones civiles de los módulos de riego, es la ausencia de convicción sobre el trabajo en equipo, más la ambición personal de quienes buscan utilizar su participación en los consejos como escalón para llegar la Sociedad de Responsabilidad Limitada concesionaria de la red mayor del Distrito de Riego 014 del Rio Colorado.

También los hay, aquellos que, porque presumen su honestidad, creen que son honestos y puros, debido a que siempre han tenido la protección de grupos, de patrones o de funcionarios, mismos que, por su condición, son serviles con quienes consideran deben de quedar bien en busca de canonjías y déspotas con los demás.   

Por lo general, en los módulos de riego se han creado caciquismos, gracias a la protección y privilegios, o al cobro de supuestos favores, cuando en realidad solo se da, al usuario, el servicio al que tiene derecho recibir y al directivo o empleado del módulo, proporcionárselo. 

Si bien, los módulos y la S. de R.L., tienen en usufructo una concesión federal, bajo un título de concesión, no dejan de ser sociedades mercantiles regidas por la legislación civil, pero muchos directivos buscan no destetarse del cobijo de la Comisión Nacional del Agua, o del gobierno del estado que, legalmente, nada tiene que ver en el manejo del agua agrícola.  

Ah, pero no hay que olvidar que, en los módulos de riego, se han engendrado verdaderos monstruos con exagerado gusto al dinero, mismo que satisfacen con su amplia experiencia en el manejo del agua y su actuación como gerente de la asociación civil, además de servir al interés de personas o grupos, pasando sobre derechos de usuarios.   

En el caso de los títulos de concesión, funcionarios del Organismo de Cuenca de la Comisión Nacional del Agua han sido omisos a la aplicación de las sanciones establecidas en los documentos de su autorización, pese a que en los expedientes –si no los han quemado o depurado- de distintos módulos, por ejemplo, el 18, 15, 14, 9-B, 5, 4, se habrían perdido las concesiones.

Sobre casos de corrupción perfectamente comprobados en los módulos mencionados, hemos escrito mucho, conservando los documentos como copias de actas de asambleas, oficios enviados al Organismo de Cuenca, así como de denuncias al Ministerio Publico de los afectados en contra de directivos.   

La misma Comisión Nacional del Agua a soslayado el vicio de que, en algunos módulos, los consejos salientes no dejan de inmediato la responsabilidad del manejo en sus sucesores, mediante un acta de entrega recepción, y es que, en ocasiones les fallan los cálculos y no gana la planilla afín, por lo que hay que arreglar o corregir los libros y las cuentas.   

Esa situación de omisión, por interés, por desconocimiento, por complicidad y corrupción, se da en la actualidad, con el ingrediente de soberbia de algunas de las profesionistas que pretenden imponer sus criterios para beneficiar a grupos en disputa dentro de los módulos, como por ejemplo el 14. 

A lo largo de muchos años y desde que el gobierno federal inicio las acciones para deshacerse de la responsabilidad del manejo del agua agrícola, medio entregándoselas a los usuarios, limitándoles cada día más la inversión en infraestructura que, en el caso del Distrito de riego 014 del Rio Colorado, la federación incumplió los contratos de rehabilitación y compactación, olvidándose de revestimiento de rajaderas y de las compuertas para la medición del agua en las bocas tomas de las parcelas. 

Regresando a los vicios de los usuarios convertido en directivos, tenemos aquellos que llegaron con una parcela o lote agrícola de 20 hectáreas y al paso de los años en diversos cargos dentro de la asociación civil incrementaron su patrimonio o el de su familia con más tierra y agua. 

Otros se dedicaron a sembrar tierras rentadas con la seguridad del agua sin importar número de riego ni laminas utilizadas en cada uno de ellos, lo mismo echaron mano de agua rodada que de los pozos a cargo del módulo. 

También está el registro de aquellos que, haciéndose pasar como prósperos e influyentes productores, escondían sus pillerías, dejando enormes adeudos en empresas de insumos, o en módulos de riego, en donde apantallaban para que les dieran agua y sembraban lo que querían, como hasta hace no mucho tiempo ocurría en el modulo 4. Los nombres de ellos también están anotados.

Pero lo que nunca habíamos encontrado era un individuo como el ingeniero Javier Gasca Gutierrez que, bajo el pretexto de tener un poder notarial para representar al módulo en el Instituto Mexicano del Seguro Social y en el Sistema de Administración Tributaria, pretendiera obtener la firma de la tesorería y del secretario administrativo en un poder amplio con facultades para actos de administración, para pleitos y cobranzas, además de “Ejercitar actos de dominio con todas las facultades de dueño”.

De haber logrado su objetivo, Gasca Gutierrez tendría el poder absoluto y tomar todo tipo de decisiones sin tener que consultar a ninguno de los dos directivos, quienes por estatutos de la asociación civil del módulo 14, tienen la responsabilidad compartida con el presidente.  

Javier Gasca Gutierrez, de siempre ha contado con la incondicionalidad de Gerardo Corrales Flores, de Vicente Oropeza y de Benjamín Castillo Valdez, quienes fueron considerados en su planilla, pero no lograba completarla, hasta que negocio con Ernesto Diaz Flores, quien finalmente fue la pieza clave para la integración de la planilla, siendo este quien manejo la estrategia electoral que les llevó al triunfo. 

Pero ya en el poder, todo se olvida, o se despiertan nuevas ambiciones y al canto de las sirenas, ya arriba del ladrillo, vienen los mareos, se sube el tono de voz, se grita y hasta se amenaza, pero cuando se ven las consecuencias de esos actos irreflexivos o llenos de soberbia, viene el arrepentimiento y las justificaciones de que así hablo yo, y otros como “no pretendo denostar ni demanda a nadie”, pero luego vuelve la carga en contra de quienes no logró embabucar con las firmas.     

Lo más graves para Gasca Gutierrez es la pérdida del libro de actas, responsabilidad del secretario de actas, Gerardo Corrales Flores, cuando en su promoción para ser presidente, lo más grave era combatir el cacicazgo de alrededor de 12 años bajo el control de un grupo liderado por Rutilio Lorenzo Mendoza Ramírez, quienes tras perder la elección se negaron a reconocer y hasta hace poco retuvo para su uso personal un pick up Chevrolet modelo Colorado, mismo que ahora tienen en usufructo el presidente.    

REACCION DE GASCA GUTIERREZ

Ahora, a través de la cuenta del módulo 14 en Facebook, dice: Manipulación de la información a través del gerente, denota premeditación dolo y mala fe. Publicado en el periódico “El Pionero” con cargo a los usuarios del módulo 14, con la finalidad de denostar y calumniar al presidente en funciones”. Aclaramos que lo publicado en la edición 1141 del pasado 3 de este mes de octubre, está sustentado en documentos y audios donde se hacen amenazas de muerte por parte de personas ligadas a Gasca Gutierrez.   

Junto con este comentario presenta una serie de fotografías pretendiendo minimizar la presencia de usuarios en la asamblea celebrada ese día, en el parque del ejido San Luis Potosí. 

Bajo el epígrafe de “Consejo Ciudadano 658 Valle de Mexicali”, se hace una invitación: “Soy el ingeniero Javier Gasca Gutierrez, presidente del Módulo de Riego No. 14 valle de Mexicali y estoy convocando a una rueda de prensa en el restaurant Casa de Julia en Los Pinos, El lunes a las 9 de la mañana. Tema: Corrupción en la administración del agua en Módulos de riego y falta de rendición de cuentas. El tema del agua es un tema muy álgido en estos momentos y quiero hacer unas denuncias públicas con el apoyo de los medios televisivo y radio”