Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

El Filósofo de Güémez…

Con muy poco me conformo

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En Internet hallé la siguiente oración y en seguida elaboré la contestación: Oración de la mujer: 

“Señor al disponerme a dormir te rezo con mucha fe para que me concedas un hombre guapo, inteligente, cariñoso, fuerte, comprometido, lindo y con dinero.

Que sea un estuche de monerías, compositor, poeta, con un humor que yo pueda entender.

Que le gusten mi familia y mis amigos y NO el fútbol.   

Que no ronque, que cuando orine no escurra la taza del baño. 

Que jamás me haga esperar y llegue puntual a casa y sin olor a… “leña de otro hogar”.

Que sepa siempre ‘ónde está, menos cuando anda comprándome bolsas, zapatos y regalos.

Que me dé 3 horas para arreglarme, se desmaye de emoción cuando me vea, que baile encantadoramente y tenga mejores “pompis” que… Latín Lover.  

Que tenga un excelente trabajo, buen carro y mejor casa.

Que sea muy detallista, generoso y que cuando pague con la tarjeta de crédito se alegre porque sé invertir el dinero, no mal gastarlo.   

Que sepa lavar la ropa, los trastes, cocinar, le guste barrer, trapear y hacer la cama. 

Que guste mucho de escucharme, piense antes de hablar y siempre me hable con la verdad.

Que cuando me voy a sentar me retire el asiento, me abra la puerta del auto, me de masajes en el cuello, las piernas y la espalda, además que me vea siempre delgada bien peinada y guapa. 

Que me haga el amor “como un  toro” cuando yo quiera y me deje sin fuerzas. 

Que comprenda mis dolores de cabeza y me lleve el desayuno a la cama.

¡Ah! Mándame un hombre fiel, amable, simpático, cariñoso, que me ame con pasión por lo que como mujer represento, NO por el tamaño de mis “Pompis” o tetas, que no tenga ojos más que para mí, que siempre me diga la suerte que tuvo de encontrarme. Te rezo por el hombre leal, fiel y abnegado que me va a amar ¡hasta la muerte! Amén

Oración del hombre: Señor ha concluido un AÑO más de mi vida bajo tu tutela y amor, ahora que estoy en contacto contigo mediante esta oración, te pido Padre me des una mujer como compañera: 

“Que esté inmensamente bella, si no tiene 90-60-90 que se le aproxime.

Que su cara sea más hermosa que la de una artista de Hollywood.

Que ame tanto como a mí el futbol, que sea inteligente, que le vaya a las chivas.

Que le encante prender el carbón, hacer la mesa, poner hielo en la hielera, acomodar las cervezas, asar la carne para mí y mis amigos, que limpie inmediatamente la mesa después de cada partido.

Que disfrute cuando llegue tarde a casa oliendo a cigarros y cerveza, y si el cuello de mi camisa está lleno de colorete, intuya que es porque se desmayó el payaso y lo cargué pa’ llevarlo a la Cruz Roja.

Que no me pregunte ¿Por qué llegaste a estas horas? o ¿de ‘onde vienes?.

Que se disponga rápidamente a hacerme de cenar.

Que no sólo disfrute la compañía de mi madre, sino que también reconozca que es más guapa, inteligente, amable, trabajadora, sencilla, cordial y que es mejor cocinera que la suya.

Que no se moleste porque olvido los cumpleaños de sus padres, hermanos o el suyo.

Que se arrulle y disfrute el armonioso ruido de mis ronquidos. 

Que sepa trapear, barrer, hacer de comer, planchar y que no me diga que le duele la cabeza a la hora que le busco pa’ hacerle el amor, que esté siempre dispuesta a hacerlo en toda hora, lugar y posición ¡Ah! y que goce de un excelente buen sentido del humor. 

Quiero una mujer que no le gusten los zapatos, las lociones, ni las bolsas y ropa de marca. 

Que odie ir a la oficina a ver qué tal está mi secretaria. 

Padre, tú sabes que merezco más… pero en la humildad de argentino que me distes… CON MUY POCO ME CONFORMO.  Amén 

filosofo2006@prodigy.net.mx