Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

La Industria de la carne sin regulación en México impacta a productores y consumidores

Uno de los principales problemas tras la industria de la carne es las condiciones de maltrato y espacios no salubres en los que viven los animales. Foto: Pexels.

En México las principales leyes federales están destinadas a la salubridad, pero no existen regulaciones específicas que mejoren el control de calidad o eviten un origen ilegal

Por Patricia Ramírez

Causa Natura Media *

La industria de la carne tiene claros y oscuros en México. Mientras existe una producción que sitúa al país como el séptimo a nivel mundial, también está ligada a problemáticas como la deforestación, las emisiones de gases de efecto invernadero y el alto consumo de agua que emplea hasta 20 mil litros para un kilo de carne. A esto se suma que no existe una legislación federal que regule a la industria cárnica, la cual genera más de 80 mil empleos. Lo que ha contribuido a la venta de carne clandestina, el maltrato y explotación animal, así como problemas de trazabilidad, en los que consumidores ingieren carne de caballo como si fuera res o con riesgo de enfermedades. 

“No existe una ley federal o una ley general que establezca la calidad de la carne que se va a consumir… Si nos vamos a la actividad podemos ver que la industria (cárnica) funciona cuando un productor de ganado que tiene becerros, cerdos, aves o pollos, va con las empresas dedicadas a la engorda para ponerlo a disponibilidad de consumo (de la manera que prefiere)”, explicó el abogado Gerardo Mata Méndez, asociado en el despacho.

Baja California sin regulación

No obstante, de que, Baja California tiene a Mexicali como “La Capital de la Carne”, por la operación de tres importantes rastros certificados TIF -Tipo Inspección Federal- donde se sacrifica ganado bovino bajo estrictas normas de sanidad e inocuidad, en la costa opera, fuera de toda norma, un insalubre rastro, gracias a la indolencia o corrupción de las autoridades federales y estatales.

Zarate Abogados.

Las leyes en México que contribuyen en la regulación están vinculadas a aspectos de salubridad, de acuerdo con Mata. Una de ellas es la Ley Federal de Sanidad Animal que regula las actividades para diagnosticar y prevenir las enfermedades y plagas que afectan la salud o la vida de los animales en establecimientos como rastros y otros dedicados al procesamiento de animales.

A éstas se pueden sumar otras como la Ley General de Salud; la Ley Aduanera para los productos que ingresan y salen del país, y la Ley Federal.

La principal certificación que existe en México es de tipo Inspección Federal (TIF). Foto: Pexels.

Rastros clandestinos y algunos certificados

Cada hora, la industria de la carne mata a 1.1 millón de animales en el mundo, de acuerdo con Igualdad Animal, una organización internacional que ha documentado las violencias que viven los animales en rastros de México.

Desde el 2016 la organización ha documentado en investigaciones con visitas a campo que más de 30 rastros en 13 estados del país, como Jalisco, Estado de México, Oaxaca, Chiapas y Tabasco, incumplieron la Norma Oficial Mexicana NOM-033-SAG/ZOO-2014 que determina los métodos para dar muerte a animales domésticos y silvestres.

Algunas de las principales faltas son: sufrimiento mediante patadas, golpes, arreo con violencia, electroshock, vivir en espacios insalubres, matanza cuando aún están conscientes, entre otras.

Estas condiciones de crueldad e ilegalidad no son una excepción como se puede ver en esta y otras de nuestras investigaciones

Igualdad Animal

Además de evidenciar las condiciones, Igualdad Animal también impulsa iniciativas para reconocer a los animales como seres sintientes y la regulación de la conducta humana para evitar daños y promover el bienestar animal.

En México existe la certificación de tipo Inspección Federal (TIF) que otorga la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), a las empresas dedicadas al sacrificio y procesamiento de carne, cuyas instalaciones cumplen normas de higiene.

Sin embargo, se trata de sólo un reconocimiento que otorga la dependencia, pero no un requisito de la industria de la carne.

Las certificaciones son meramente del productor que te presume la certificación, pero a nivel federal que (exista un certificado) para evitar multas, o de tipo preventivo, no lo hay como tal

Abogado Gerardo Mata.

Asimismo, existen rastros clandestinos que dificultan la trazabilidad de la carne, es decir, supervisar e informar sobre el origen del producto hasta que llega al consumidor. Lo que ha contribuido a la proliferación de la sustitución de carne de caballo por carne de res en ciudades como Aguascalientes, Zacatecas, Chihuahua, Ciudad de México y Pachuca. Una práctica que puede derivar en el desarrollo de enfermedades.

En el 2022, la Secretaría de Agricultura presentó una plataforma tecnológica para rastrear a los bovinos desde su nacimiento hasta el consumo. Ésta iba a incluir información sobre los alimentos y medicamentos que recibiría el animal desde su origen. Incluso la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) informó que trabajaría para que el sector se sume a este esquema.

Pero desde su anuncio no ha habido más actualizaciones respecto a este sistema.

“Yo creo que sí podría, pero hay dos caras de la moneda”, señaló el abogado Gerardo Mata al ser cuestionado sobre la posibilidad de implementar más regulaciones directas a la industria de la carne en México.

De acuerdo con Mata, por un lado, las regulaciones vigentes permiten que exista una mayor libertad y que el consumo de carne sea accesible a bajos costos, aunque esto puede representar una pérdida en la calidad.

“Si entramos en regulación con un mercado tan libre como el que estamos teniendo en este momento se verían afectadas muchas empresas al no poder cumplir (con algunos estándares) debido al costo”, dijo.

Respecto a las medidas que pueden tomar los consumidores, lo más viable que existe en el país es rastrear a las empresas certificadas o agrupadas en organismos como el Consejo Mexicano de la Carne que buscan elevar sus estándares para mejorar la calidad de sus productos.

*Esta nota fue originalmente publicada en Causa Natura Media. Son Playas replica la información con autorización de dicha organización.

About Author