logo

Entre Los Surcos…

Pugnas, señalamientos y engaños

Por César Villalobos López

Lo que está ocurriendo a lo largo y ancho del país, es el reflejo del mal ejemplo que, desde las mañaneras del presidente Andrés Manuel Lopez Obrador y en Baja California con Jaime Bonilla Valdez, quienes bajo el pretexto de informar a la población, generan desinformación y encono, alimentando odio hacia quienes consideran sus adversarias, o no sumisos a sus criterios.

Tal vez considerando aquello de que, “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad”, un día sí, y otro también, en Baja California se aborda lo relacionado con adeudos de usuarios por el servicio de agua que reciben y por las descargas de aguas residuales, siendo empresas de todos tamaños y de todos tipos, las exhibidas como delincuentes.

Se presume y de habla de honestidad, se censura acremente a la corrupción y se vuelven repetitivos los señalamientos directos, estado prestos a justificar todo aquello que caiga en actos o hechos vergonzosos, si se trata de individuos con acciones impropias, pero del equipo y, sobre todo, obedientes.

Cuando hemos observado varias de esas acciones, por parte del gobernador Jaime Bonilla Valdez, recordamos aquella vieja conseja de “une más un segundo de complicidad que una vida de amistad”.

Todos los informes, muchos de ellos repetitivos, insistimos, mencionan avances en el combate al crimen, al narcotráfico y a todo tipo de delitos, por lo que llama la atención el número de muertos por asesinatos.

La cantaleta del “ya mero” se resuelve el asunto de regularización de autos chocolate, forma parte de los diarios comunicados de la Secretaria de Turismo, por mencionar otra área de la administración estatal.

Los anuncios sobre pavimentaciones en calles y caminos rurales, en el caso del valle de Mexicali, son optimistas, pero una gran parte de esas carreteras hacia los poblados están en deplorables condiciones y es que los funcionarios las desconocen y los candidatos solo las recorren en tiempos de campaña.  

Pero a todo eso debe de sumarse el ingrediente político, en el cual, el Jefe del Ejecutivo pretende nulificar, como posibles candidatos, a quienes no les son obedientes, como es el caso de la alcaldesa de Tecate y al de Tijuana.

En cambio, el alcalde de Ensenada y la alcaldesa de Mexicali, son la ilusión de Bonilla Valdez para buscar la gubernatura del estado, a juzgar por sus múltiples elogios y por las inversiones estatales que anuncian para los dos municipios.