Semanario El Pionero

Expresión de Mexicali y su Valle

Editorial…

En BC, corrupción impune  

Desde que Jaime Bonilla Valdez llegó al gobierno de Baja California, emulando al presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, se ha dedicado a calumniar y a exhibir supuestos actos de corrupción de empresarios, así como de sus colaboradores.

Pero Bonilla Valdez es un claro ejemplo –aunque mala la comparación- de aquella conseja popular que dice: “perro que ladra no muerde”.

El ejemplo más reciente es su señalamiento de: “El ex titular de Coepris, David Gutiérrez abusó de la confianza del gobierno de BC”. 

“Nos dimos cuenta de la red de corrupción que había, que nunca quiso parar y de hecho él la encabezaba”, exhibió el mandatario estatal.  

Entonces, se da por hecho de que el gobernador estaba enterado de los actos de Gutierrez Inzunza y de los cuales seguramente, le habían advertido en varias ocasiones, porque menciona “que nunca quiso parar”. 

Durante su transmisión en vivo, el mandatario estatal, reafirmó: “en este gobierno “no hay vacas sagradas”, señaló que detectaron varias irregularidades por parte del ex funcionario estatal, entre ellas, el hecho de pedir a clínicas particulares intervenciones quirúrgicas gratuitas para él y sus familiares a nombre del Gobierno del Estado”.  

Bonilla Valdez, “aseguró que los actos de irregularidad están documentados, una verdadera vergüenza de funcionario y el doctor Alonso Óscar Pérez Rico está tomando cartas en el asunto para terminar con esta corruptela”. 

Fue también el doctor Pérez Rico, junto con Luis Salomón Faz Apodaca, Secretario del Agua, quienes exoneraron, con la venia del gobernador, a   Armando Fernández Samaniego, en septiembre del 2020 apareció en estado de ebriedad en una entrevista.

Lo mismo sucedió con el director de FISAMEX cuando lo exhibieron drogándose, en un video.