logo

Mal manejo del agua, no falta de energía ocasionó el tandeo en colonia de Tijuana

  • Por caprichos o intereses castigan a la población
  • Licitación planta fotovoltaica podría quedar desierta 
  • Fuerte inversión e dólares y recuperación en pesos
  • CFE anuncio la construcción de nuevas plantas generadoras
  • Garantizan suministro a necesidades de Baja California

Por César Villalobos López

MEXICALI. – Fue el deficiente, o mal intencionado manejo del acueducto Rio Colorado Tijuana y de del organismo operador del agua en Tijuana, no la falta de energía eléctrica, para el bombeo en el acueducto, lo que ocasionó la crisis en la distribución del vital líquido que se está entregando por tandas en las colonias urbanas de la vecina ciudad. 

El artificial problema, para el oportuno suministro de agua a los usuarios urbanos, principalmente, mediante tandeos programados por grupos de colonias, creado por el gobierno de Jaime Bonilla Valdez, tiene varios objetivos, entre ellos magnificar las necesidades de rehabilitar el sistema de bombeo del acueducto y de contar con una fuente de energía eléctrica para evitar la suspensión de bombeo en los meses de verano, cuando la demanda de energía es más alta.

Ambos casos han sido utilizados por el gobernador Bonilla Valdez, en forma reiterada, para arremeter en contra de los gobiernos de Acción Nacional, con señalamientos directos a Francisco Vega de Lamadrid y recientemente incluyó a su antecesor, José Guadalupe Osuna Millán, en sus programas electrónicos donde les hace señalamientos que, hasta la fecha, no han tenido las repercusiones legales que, él asegura.

Los señalamientos y persecución verbal a estos dos exgobernadores, así como a empresarios y ciudadanos que, por diversos motivos, más que por haber cometido un delito, tienen adeudos por la omisión de algún pago, son exhibidos como delincuentes y hay empresarios que han cubierto los reclamos económicos al tiempo de presentar una inconformidad ante el poder judicial, a manera de defensa.

En estos casos hay expresiones de funcionarios del gobierno de Bonilla Valdez, en el sentido de que, si el fallo es adverso al gobierno del estado, y a favor de las empresas exhibidas como deudoras, será dentro de varios años y corresponderá a otra administración el regresar los millonarios cobros realizados en forma irregular.   

Pero regresando al castigo del estado a los usuarios del agua en colonias urbanas de Tijuana, ha servido como justificación para que la Secretaría para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua de BC y/o la Comisión Estatal del Agua, responsable de la operación del Acueducto Rio Colorado Tijuana, compre los equipos de bombeo a empresas del interior del país.

En cuanto al mito del gobernador Jaime Bonilla Valdez y de sus expertos en agua y generación de energía eléctrica, sobre la falta de suministro suficiente para la constante operación de los equipos de bombeo del acueducto, hasta donde se sabe, la cancelación de suministro de la empresa que venía proporcionando la energía, le está costando más al erario, toda vez que el nuevo proveedor le está vendiendo a un precio mayor.    

Sobre la alharaca gubernamental de una supuesta garantía de suministro de energía fotovoltaica con visión a 30 años, con un proyecto sobre las rodillas y sin contar con los permisos y autorizaciones de las entidades federales, podría generar otro descalabro más al gobernador Jaime Bonilla Valdez y, esto podría ocurrir este mismo mes, dependiendo del contenido de los sobres con las propuestas económicas de las empresas participantes en la licitación para la construcción de la planta fotovoltaica que requiere fuerte inversión en dólares, para recuperar pesos.    

Esta ilusión generadora de electricidad también pudiera tener situaciones ocultas, como la pretensión del titular de la Secretaria de Campo y Seguridad Alimentaria que ha presionado a todo el que puede, en busca de lograr la autorización para aprovechar los canales principales para generar energía eléctrica.   

Lo malo de esto es que todo incida que se trata de un negocio particular porque el economista Héctor Haros Encinas, al igual que lo ha hecho con los acuerdos o contratos, no sabemos se con Fundación Produce, con Juan Pablo Hernandez, o con la empresa del ex secretario de Fomento Agropecuario, nunca ha clarificado lo de la empresa interesada en generar energía.   

Es más, hasta donde se sabe, la Comisión Federal de Electricidad no tiene el proyecto ejecutivo, ni conocimiento de las condiciones de portación de energía constante de la planta fotovoltaica a las estaciones de bombeo del acueducto, desconociéndose también si la planta del gobierno de Bonilla Valdez ha considerado el almacenamiento de energía.

Al mismo tiempo, la Comisión Federal de Electricidad anuncio la construcción de nuevas plantas generadoras ara garantizar el suministro de energía que requiere Baja California.