logo

Más de 60 mil bajacalifornianos dicen “NO” a “Ley Gandalla”

  • Grupo de ciudadanos entregan firmas al IEE para realizar referéndum
  • Es un abuso de poder el que hagan campaña sin separarse del cargo
  • Sin ética, funcionarios que, sin dejar el cargo busquen reelección  

MEXICALI. – La Senadora por Baja California, Gina Andrea Cruz Blackledge, felicitó a los más 60 mil 862 bajacalifornianos que le dicen “no” a la “Ley gandalla”, y que han marcado un precedente en la historia del estado, ante la posibilidad de realizar un referéndum en contra de una ley vigente.

La legisladora por el PAN, acompañó al dirigente municipal de Mexicali, Antonio López Merino, a la sede del Instituto Estatal Electoral (IEE), donde atestiguaron la entrega de la caja que contenía los documentos de las casi 61 mil firmas ciudadana.

Gina Cruz reconoció la labor de ciudadanos como Francisco Fiorentini Cañedo, Octavio Sandoval, Ernesto Elorduy Blackaller, Aracely Piña, y Fernando Rosales, entre otros muchos que hicieron posible romper la meta trazada, que era al principio de 50 mil firmas, de las 43 mil requeridas.

Ni las altas temperaturas que llegaron a más de los 50 grados centígrados, ni la pandemia del Covid-19, fueron impedimentos para que ciudadanos resueltos, lograran cumplir su objetivo, y rebasaran su propia meta de recabar firmas a todo lo largo y ancho de la geografía bajacaliforniana.   

Expuso que ahora el IEE realizará el conteo y cotejo de las firmas, y de alcanzar la cifra requerida, organizar el referéndum, para que los bajacalifornianos decidan en una votación, si quieren o no que diputados locales y munícipes puedan hacer campaña para su reelección, sin tener que separarse de su cargo.

Gina Cruz aseveró que, con esto, de nueva cuenta los bajacalifornianos hacen historia, y se colocan nuevamente a la vanguardia de la democracia, al mostrar su negativa de aceptar una ley a todas luces abusiva, y antidemocrática.   

FUNCIONARIOS QUE RECURRAN A LA REELECCIÓN  SIN LICENCIA DEJARÁN VER SU FALTA DE ÉTICA

ENSENADA. – “Más allá de que se aplique un referéndum para invalidar la reformas promovida por la XXIII Legislatura del Estado, el uso de este tipo de recursos para acceder a beneficios electorales, demuestra una falta total de ética de los funcionarios que actualmente desempeñan una función dentro del gobierno”, señaló Elvira Romero Gutierrez, excandidata a la presidencia municipal de Ensenada.

Que moldeen y aprueben leyes a su beneficio sin tener en cuenta a la población que ya los eligió en un proceso anterior, es una falta de respeto que seguramente el electorado les dejará notar a aquellos que quieran sacar ventaja de su posición política al momento de buscar el voto.

La empresaria y excandidata de Movimiento Ciudadano, refirió que estas medidas ponen en desventaja a los ciudadanos de a pie que buscan contribuir a la política pública con proyectos que no están apalancados con patrocinadores políticos y a su vez, merman el entusiasmo de la sociedad en participar en la contienda electoral, pues una vez más se presentan “los mismos de siempre”.

La conocida “Ley Gandalla” permitirá a munícipes, regidores, síndicos y diputados locales aspirar a la reelección sin solicitar licencia para separarse del cargo que ostenten en el momento, lo que, a ver de la sociedad, les pone en ventaja durante el proceso electoral.

La reforma indica que los funcionarios no podrán hacer uso de recursos públicos, no podrán percibir sueldo, ni disponer del personal a su cargo para temas de índole electoral. Además, deberán abstenerse de presentarse en actos públicos derivados de programas sociales o promover acciones en beneficio social durante el periodo de campaña.

Al final del día, los recursos con los que trabaja el gobierno y los recursos con los que se hace campaña salen de la bolsa de los ciudadanos y el estado no cuenta con mecanismos para fiscalizar eficientemente su destino, los legisladores del Congreso del Estado, al ser juez y parte en estas decisiones, le han quitado a la ciudadanía la posibilidad de confiar en su palabra, sentenció la empresaria.