logo

Entre Los Surcos…

El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria, destinará más de 28 millones de pesos para la rehabilitación de la infraestructura hidroagrícola en Baja California.

La danza de los millones

Por César Villalobos López

De varios años a la fecha, en la ahora Secretaria del Campo y Seguridad Alimentaria, los titulares siempre han presumido de un honesto manejo de los recursos, sin favoritismos, pero todos, invariablemente guardan silencio, aun cuando presuman, “a mi pregúntame lo que quieras”, cuando se les solicitan clarificar entrega de apoyos.

Por regla general, cuando se les hacen cuestionamientos, primero buscan pretextos justificantes para ocultar nombres o montos, en el caso de los beneficiarios de apoyos, o se resisten a informar en relación a los nombres de proveedores, o precios de compra de insumos que son entregados a los derechosos.

Las convocatorias para la adjudicación de apoyos a través de la presentación de proyectos productivos, establecen normas, según el caso y se tienen antecedentes de productores que han dejado de presentarlos debido a que sus solicitudes quedan fuera, sin ninguna explicación.

Sin embargo, se conocen a personas a las que sus proyectos, invariablemente son autorizados y justifican la recurrencia de ello con el cambio de nombre o de número de lote agrícola o de implementos a comprar, pero el beneficio sigue siendo para la misma persona.

Hay quienes recomiendan hablar con tal o cual evaluador y “ponerse de acuerdo”, o si lo prefieres utilizar los servicios de un despacho divino, al que le son aprobados los proyectos que elaboran y presentan,

Viene esto a colación por el anuncio de Hector Haros Encinas, titular de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria, sobre la autorización de 28 millones de pesos y el inicio del proceso de licitación en los próximos días.    

“El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria (SCSA), destinará más de 28 millones de pesos para la rehabilitación de la infraestructura hidroagrícola en Baja California, con lo que se tendrá una mayor eficiencia en la conducción y entrega de agua destinada a la agricultura, en pozos y gravedad”.

Así, en términos generales, todo se ve muy bien, pero el funcionario omite precisar en qué consisten las obras para “la rehabilitación y modernización de la infraestructura de conducción, control y entrega del agua de riego en el Distrito de Riego 014” y menciona que, “en dichas obras se destinarán $17,711,145 pesos.

“Por otro lado, se contempla destinar $11,263,334 pesos, para la rehabilitación y tecnificación de unidades de riego, principalmente en el valle de Mexicali, de la Trinidad, valle Chico y Laguna Salada”.

¿En qué consiste la rehabilitación y en que la tecnificación?

¿Qué es lo que identifica como unidades de riego?

Haros Encinas anuncio que, “en los próximos días iniciarán con el proceso de licitaciones a fin de que las empresas registradas en el padrón, de empresas confiables del programa, participen en la obra que se contempla para este 2020”.

Indicó que la actual administración se ha caracterizado por ser un gobierno transparente, por lo que buscarán que sean en primera instancia empresas del Estado las que desarrollen las obras, sin embargo, de no contar con compañías que tengan la capacidad, se optará por contratar nacionales.

“La indicación del mandatario estatal, ha dejado claro que no existen favoritismos, por lo que todo el proceso de licitación se dará de forma justa”.

En este embrollo de los recursos millonarios para el campo, es necesario que los funcionarios dejen las ambigüedades y si efectivamente pretenden que todo se maneje con honestidad, debe de haber transparencia que, hasta el momento, pese a todos los autoproclamas de honestidad, las dudas persisten.

Y, es que, en algunos casos, el secretario Haros Encinas, desde que se conoció su posible nominación, ha estado copado por personas que administraciones anteriores ya despacharon dentro de las Secretarias de Fomento o de Desarrollo Agropecuario, en los regímenes panistas, a los que acudan de los problemas del campo.

El desconocimiento de Haros Encinas le ha llevado a confiar ciegamente en sus colaboradores y más en sus asesores, sin contar con antecedentes de ellos.