logo

Entre Los Surcos…

Gol a Haro Encina ¿o complicidad?

Analizando la situación económica y productiva del valle de Mexicali, insistimos en que se encuentra en bancarrota, abandonado y sin una proyección que verdaderamente tienda a impulsar su desarrollo y recuperación. 

Lo que si se empieza a observar es la presencia de los vicios del pasado, mismos que advertimos antes del inicio del gobierno de Jaime Bonilla, sobre la posible inclusión dentro, de la ahora Secretaria del Campo y Seguridad Alimentaria, de funcionarios mañosos.

Y esta advertencia la hicimos después de constatar larga charla del ex gobernador Eugenio Elordy, con Juan Pablo Hernandez Díaz, quien, en su administración, fungió como Secretario de Fomento Agropecuario.

A los pocos días, la aparición de una plana en La Voz de la Frontera, ponderando el trabajo de Juan Pablo al frente de Fomento Agropecuario y dentro de Fundación Produce, donde se ha eternizado como presidente, nos hizo comprobar nuestra sospecha.

Las solitarias oficinas de Fundación Produce dieron cobijo al economista, agricultor y ex ganadero sonorense Héctor Haros Encinas, desde antes de la toma de posesión y ha continuado para diversas situaciones.

Luego, los nombramientos de los colaboradores de Haro Encinas, nos dieron la razón.

El silencio del Secretario del Campo a las preguntas sobre qué tipo de convenio, de contrato o de acuerdo que se tiene con Fundación Produce y con la empresa donde Juan Pablo Hernandez Diaz está asociado con Sanjaya Rajaram, ganador del Premio Mundial de Alimentación 2014, hace sospechar que podría haber algo turbio.  

Pero en donde se tiene la presencia de las mañas y raterías del pasado –denunciadas por el mismo Haro Encinas y por el gobernador Bonilla- están presentes en la Secretaria del Campo, donde colaboradores pretenden meter un gol, o tienen el visto bueno para una complicidad.

Por ejemplo, productores de maíz, en una novel asociación lograron un presupuesto de 44 millones de pesos para la construcción de 4 silos con capacidad de 5 mil toneladas cada uno, mientras que, una proyección de funcionarios de la Secretaria del Campo presupuestó 33 millones de pesos, para un solo silo con capacidad para 5 mil toneladas.  

Así, las cosas en el campo.