logo

Lo Extraordinario de lo Cotidiano

Que suerte la mía

Por Gladys Villalobos*

“Viaje de la Ciudad de México a Mexicali a pasar el confinamiento con mi padre, en la casa donde crecí y viví muchos años. Una casa preciosa con un hermoso jardín y algunas cajas mías llenas de esas cosas que en mis mudanzas preferí dejar en un lugar con más espacio donde guardar o bien, donde estarían mejor resguardadas que conmigo y mis andanzas por el país. Ese lugar es esta casa, la casa de mis padres. Finalmente, ese tiempo que decía necesitar para depurar mis cosas llegó.

Me ha resultado un fabuloso viaje al pasado. Un paseo por los recuerdos, volver a vivir momentos y emociones. En tiempos de encierro, salir de viaje es un privilegio y lo tengo. Cientos de discos compactos, originales con sus portadas o mejor aún, con sus libros interiores donde los artistas nos compartían las letras para que cantáramos a la par con ellos, sus historias o sus fascinantes sesiones fotográfica tan bien cuidadas que era común escuchar la música, ojeando ese librito una y otra vez ¿lo recuerdas? Desde el Buki en Vivo, Pavarotti cantando Nesun Dorma, Duncan Dhu, Forrest Gump y su disco doble. Nina Simone, Gira-Dos y por supuesto, Ennio Morricone. Lucha de gigantes de fondo mientras cocino. No es solo la música. Es vivir la fabulosa experiencia de elegir un cd, abrirlo, insertarlo, esperar que la magia se manifieste y me acompañe en mis días de luz y de obscuridad. Elegir entre “The One” y “Entre mis recuerdos” ¡Que suerte la mía contar aún con un reproductor de CD!”

Este texto lo escribí el mes pasado para participar en la exposición “Los Objetos del Confinamiento” de un museo acompañado de esta imagen. Esta semana falleció Ennio Morricone. En 1990 escuché por vez primera la banda sonora de la película Cinema Paradiso. Tiempo después vi la película. A la fecha la guardo en formato VHS y DVD. Hace un par de años finalmente pude verla en una pantalla de cine. Fue en la Cineteca Nacional que disfrute de esa fabulosa escena final. Siempre me lleva a las lágrimas de emoción.

Toda su música me ha acompañado en diferentes momentos. Es la compañía perfecta para ahondar en la tristeza o para celebrar con gozo. Escucharlo siempre me sienta bien.  La emoción de asistir a su concierto en el Auditorio Nacional se vino abajo cuando anunciaron la cancelación de su gira por el mundo por motivos de salud hace un par de años. Siento profunda admiración por los compositores. Cuando escucho música como la de Morricone viene a mi mente ¿Cómo se mimetiza la emoción, la inspiración y la creación?

Te invito a aventúrate en la escritura. Escribir es leernos, es escucharnos, es vernos. Cosas interesantes surgen a través de la escritura. “Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo. 

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Instructora 450PMA Pilates/ 200RYT Yoga. Mi sitio: gladysvillalobos.wordpress.com/ Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com