logo

Entre Los Surcos…

Desánimo en el campo 

Por César Villalobos López

La situación prevaleciente en el valle de Mexicali con el inicio de la cosecha de trigo, dista mucho del alegre ambiente del pasado y es que, en los momentos actuales, además de los problemas económicos, la tensión, en la población en general, por la amenaza del Covid-19, complica las cosas.

Muchas familias han perdido a algún ser querido, a un conocido, a un entrañable amigo, o simplemente una persona más, por la afectación de la pandemia.      

El ánimo de los productores del rubio cereal no rebasa expectativa sobre el resultado económico al final de la cosecha, revisan de su avío y pago del mismo.

Cuando escuchas a un triguero hablar de los rendimientos obtenido al final del ciclo agrícola, te das cuenta de que, pese a los rendimientos logrados, algo anda mal.

El desinterés de los gobiernos de la federación y del estado por los productores de granos, la imprecisión de los apoyos a su esfuerzo y resultado del ciclo, les deja en veremos, porque la mayoría fueron direccionados al sur del país.

En determinados momentos, los productores de grano que han sido los contribuyentes a que este país tenga cierta capacidad para no ser totalmente dependiente de las importaciones de maíz, arroz, frijol, sorgo y otros, en cierta forma han sido satanizados y marginados.

La ausencia de los funcionarios federales del sector agrícola y pecuario, empezando por Víctor Manuel Villalobos Arámbula, titular de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural, ocupa más tiempo en atención a los apoyos sociales, que a la atención de la situación productiva del campo. 

El encargado de la delegación de la SADER en Baja California ha resultado una figura decorativa, no muy atractiva, por cierto, pero ocupa el espacio sin pena ni gloria y sin ningún provecho para los productores agrícolas y pecuarios. 

Esta dependencia federal, como los funcionarios estatales, han puesto oídos sordos a los graves problemas, como el negativo efecto del monopolio de Bayer para comercializar semilla de algodón de la marca Delta Pine, tal vez porque es un reclamo que se ha repetido constantemente.

A los diputados con distrito en el valle de Mexicali, les vale un cacahuate el problema confrontado por los usuarios del agua por los altos costos de la energía eléctrica utilizada para el bombeo en pozos, porque nunca han hecho gestiones en busca de una solución.  

La eliminación de los apoyos para el diésel pecuario y pesquero, es otro soslayo de los legisladores, porque no les afecta la dieta que reciben del erario.