logo

Lo Extraordinario de lo Cotidiano

Solo el cielo y las nubes

Por Gladys Villalobos*

Hoy comparto un extracto del excelente artículo de la psicóloga Valeria Sabater titulado “La mente agotada, otro efecto del aislamiento social” que encontré en un sitio de internet que leo y recomiendo ampliamente “La mente es maravillosa”:

“Aunque una buena parte de nosotros pasamos gran parte del tiempo en el búnker de nuestros hogares, durante estos días, nos sentimos cansados, tanto física como psicológicamente. Ahora bien, que esto sea así es perfectamente normal. Debemos tener en cuenta que otro efecto más del actual distanciamiento social es la mente agotada.

¿Es seguro salir a la calle?, ¿Las medidas de protección establecidas serán suficientes?, ¿Qué va a pasar durante el desconfinamiento, qué es lo que podré hacer y lo que no en la siguiente fase? ¿Qué va a pasar con mi trabajo los próximos días? ¿Podré ver a mi familia?

Estas y otras cuestiones son las que navegan casi de manera persistente a nuestro alrededor a lo largo del día junto al factor angustia y el hilo tensor de la incertidumbre.

Cuando la mente se encuentra suspendida en este estado, cualquier tipo de decisión, por insignificante que sea, se vuelve agotadora. En ocasiones, hasta el simple hecho de decidir qué vamos a comer o lograr que nuestros hijos se acuesten a la hora o cumplan con sus deberes es todo un desafío, una montaña que nos cuesta muchísimo escalar.

Es importante tener en cuenta que todas experiencias y sensaciones entran dentro de la normalidad. No estamos colapsando, no estamos sufriendo ningún problema de salud mental. Es una respuesta normal y esperable en el aislamiento, una reacción habitual del cerebro en estas condiciones. Profundicemos.”

¿Te sientes identificado con lo que nos expone la psicóloga Sabater? Yo sí, hoy en particular siento la mente agotada, con el deseo o necesidad de acostarme en el césped, solo ver el cielo y las nubes pasar. Siempre me he sabido afortunada y en ese momento lo confirmo. Puedo estar en la casa donde crecí en compañía de mi padre disfrutando del espacio, del jardín, con muchas cosas en que entretenerme y a la vez trabajando a distancia. Con esta pausa que vivimos si me veo afectada en mi economía, tengo la confianza que sabré cómo volver al equilibrio. He llevado estos 40 días o más con tranquilidad, sin prisa, viviéndola como una pausa. Hoy si me agoto. Encontrar este artículo justo hoy me ayudo amablemente a entender lo que pasa entre nuestra mente y el cuerpo y además me salvo la vida. No sentía muchas ganas de escribir hoy. Te invito a buscar el artículo y leerlo en su totalidad. Es muy ilustrativo sobre lo que seguramente, muchos vivimos.

Te invito a aventurarte en la escritura. Escribir es leernos, es escucharnos, es vernos. Cosas interesantes surgen a través de la escritura.  “Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo. 

*Cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión, amante del cuerpo por vocación. Crecí análoga, me convertí digital. Asesora en Comunicación, Redactora de Contenidos, Fotógrafa. Instructora 450PMA Pilates/ 200RYT Yoga. Mi sitio: gladysvillalobos.wordpress.com/ Contacto: villalobos.gladysconsuelo@gmail.com