logo

Entre Los Surcos…

Triste realidad

Al igual que muchos priistas y panistas, en la Confederación Nacional Campesina y en sus Liga de Comunidades Agrarias, todavía no alcanzan a entender el porqué del hartazgo de los mexicanos que el pasado 1 de julio se volcaron a las urnas para votar a favor de Andrés Manuel Lopez Obrador, otorgándole, en proporción, una mayor cantidad de votos a los del general Lázaro Cárdenas.

Lo malo es que, en los Partidos, Revolucionario Institucional y Acción Nacional, al igual que en la CNC y sus Ligas, los enemigos están adentro, inclusive, en la mayoría de las ocasiones forman parte de sus cuadros directivos o juegan agazapados para satisfacer ambiciones personales.

Pero cuando el barco hace agua y se empieza a hundir, los marinos aseguran que las primeras en salir son las ratas y ello es evidente en el sector primario, donde los beneficiarios de prebendas de todo tipo enfocan sus miras hacia el nuevo gobierno que, al igual que los actuales, llama a la organización para producir, para comercializar sus cosechas y buscar mejores niveles de bienestar para sus familias.

Sin embargo, los actores, lejos de enfocar sus baterías a la elaboración de proyectos y propuestas que contribuyan para modificar las estructuras que dan los resultados adecuados, continúan con la repetición de ataques, señalamientos y acusaciones, en ocasiones fuera de orden y de la realidad.

Además de eso, el enfado de los productores y su resistencia a la organización pudiera justificarse por las fallidas estrategias heredadas por el actual gobierno de las administraciones de Vicente Fox y de Felipe Calderón, quienes pretendieron alcanzar el control del sector rural, sin contar con operadores capaces, ni recursos.

El mejor ejemplo, insistimos son los Sistemas Producto que, por sus escasos o nulos resultados, no por falta de interés de los directivos, sino de la ausencia de respuestas oficiales, no despiertan interés de participación, por parte de los agricultores.

Otra desilusión está en la renovación, más bien reelección de cabezas –no dirigentes y menos lideres- de agrupaciones como la Confederación Nacional Campesina, donde a nivel nacional, su presidente deja el cargo a su antecesor Manuel Humberto Cota Jimenez, -perdedor de la elección para gobernador en el estado de Nayarit- para ser reelecto, en un proceso la margen de la base de la agrupación.