Esta es la historia que Trump no quiere que leas

Esta es la historia que Trump no quiere que leas

BLOOMBERG / CHRIS STROHM

El fiscal general William Barr declaró que el Servicio Secreto de los Estados Unidos le dijo a Donald Trump que fuera a una parte segura de la Casa Blanca a medida que se desarrollaban grandes protestas afuera del recinto, contradiciendo la versión del presidente de lo que sucedió.

“Las cosas estaban tan mal que el Servicio Secreto recomendó que el presidente bajara al búnker”, dijo Barr el lunes por la noche en una entrevista en Fox News. “No podemos tener eso en nuestro país”.

Las versiones opuestas de lo ocurrido se centran en la noche del 31 de mayo, cuando las manifestaciones sobre la muerte de George Floyd se habían extendido a la capital.

Esa noche, se dio a conocer que el viernes 29 de mayo cientos de manifestantes se reunieron afuera de la Casa Blanca gritando maldiciones y arrojando ladrillos y botellas, por lo que, nerviosos por su seguridad, agentes del Servicio Secreto llevaron al mandatario al búnker utilizado en el pasado durante los ataques terroristas.

Sin embargo, Trump negó haber ido al búnker por su seguridad. “Bueno, ese fue un informe falso”, dijo Trump el miércoles de la semana pasada en el programa Fox News Radio de Brian Kilmeade. “Estuve allí por un pequeño, un corto período de tiempo. Fue mucho más para una inspección”.

El viernes 29 de mayo, los manifestantes se enfrentaron con el Servicio Secreto en Lafayette Square, afuera de la Casa Blanca. George Floyd, un hombre afroamericano de Minneapolis, había muerto bajo custodia policial el 25 de mayo.

Los enfrentamientos ocurrieron junto a un anillo exterior de cercas temporales instaladas a lo largo del borde del parque, lo que llevó a seis arrestos y lesiones “múltiples” entre el personal de la agencia, dijo el Servicio Secreto.

Barr comentó que cuando una multitud de manifestantes fue expulsada del parque el lunes pasado para dejar espacio para que Trump posara para las fotos frente a la Iglesia de San Juan, “estábamos reaccionando a tres días de manifestaciones extremadamente violentas frente a la Casa Blanca. Muchas heridas a los policías”.

El fiscal general, un defensor de una presidencia muscular desde hace mucho tiempo, jugó un papel clave en la mitigación de los manifestantes, que protestaban pacíficamente. Se paró en la plaza mientras la policía con equipo antidisturbios se preparaba para moverse contra ellos. Dijo que algunos de los manifestantes estaban tirando piedras y botellas, aunque eso no se vio en video.

No obstante, ha dado relatos contradictorios sobre cómo se produjo la orden de dispersar a los manifestantes. Durante una conferencia de prensa el jueves pasado, Barr dijo que tomó la decisión de expandir el perímetro de Lafayette Square. Pero durante su entrevista con Fox News el lunes, dijo que la policía del parque tomó la decisión.