Editorial…

Editorial…

Buen consejo, pero  

Sin duda alguna, la recomendación del Instituto Mexicano del Seguro Social, por conducto de Arturo Renteria Lara, Coordinador de Planeación y Enlace Institucional de la Oficina de Representación Baja California, a la población en general, para no auto medicarse, en muy buena.

Tiene toda la razón del mundo cuando afirma, en un comunicado oficial, “ante cualquier padecimiento, el tratamiento debe ser sugerido por un médico” y luego recomienda a la población evitar auto medicarse y privilegiar las recomendaciones de especialistas al atender cualquier tipo de afección.

Agrega que, el uso indiscriminado de medicamentos, sin la prescripción de un médico, puede desencadenar consecuencias negativas a la salud, explicando que la mayoría de los fármacos tienen efectos adversos, y debe tenerse mucha precaución al consumirlos.

El funcionario del Seguro Social hizo alusión “a las personas compran medicamentos por consejo de terceros o influenciados por la publicidad, pero pueden correr el riesgo de padecer sus efectos secundarios, sobre todo, las personas con enfermedades cardiacas, renales, diabetes o hipertensión, entre otras”. 

Habló de algunos de los efectos secundarios más comunes, como el vómito, diarrea, reacciones alérgicas, intoxicación; cuando las dosis son elevadas o se combinan con otros medicamentos, generan interacciones que pueden poner en riesgo la vida de los pacientes. 

Hasta ahí, toda la recomendación, de Renteria Lara, está muy bien, lamentado el pero, que no siempre es positivo y en este caso menos, cuando todas las instituciones de salud están enfocadas, más bien distraídas con el tema del Covid-19, dejando a un lado problemas de salud tradicionales, sin considerar que hay derecho habientes del Seguro Social que carecen de recursos para pagar la consulta de un médico especialista. 

Algo positivo dentro de las nuevas reglas es la eliminación de las aglomeraciones en salas de consulta, donde es notoria la ausencia de niños, de amigas o comadres acompañando a pacientes, por lo que se aprecia el silencio que debe de prevalecer en un consultorio o centro hospitalario.

“Durante la emergencia sanitaria se deben atender puntualmente las recomendaciones de los médicos y hacer caso omiso a todo tipo de remedios para el Covid-19, que circulan, principalmente, en redes sociales, porque no tienen soporte científico avalado por las autoridades del Sector Salud”, comentó.