Colapso  económico  por abandono  del campo

Colapso económico por abandono del campo

  • Drástica reducción en superficie de trigo y algodón
  • Vigente problema de la abultada cartera vencida 
  • Financiera Rural exige garantías hipotecarias 

Por César Villalobos López 

MEXICALI. – El valle de Mexicali entró en un tobogán que ya está afectando la economía del valle de Mexicali como producto del abandono del campo y la falta de programas definidos, concretos y materializables de los gobiernos federal y estatal, que han carecido de capacidad para imponer rectoría en las actividades agrícolas y de cumplir sus múltiples promesas de apoyo para sanear las carteras vencidas.

Por estas razones y por la ausencia de una definición en el establecimiento de precios objetivos o soportes a cultivos como el algodón, trigo, maíz y otros, en el Distrito de Riego 014 Río Colorado, dejaron de cultivarse alrededor de 60 mil hectáreas, al reducirse drásticamente las superficies de algodón y trigo, por los bajos precios en el mercado internacional.   

Aun cuando por los avances tecnológicos, la mecanización en el cultivo del algodón, principalmente, se ha reducido el número de jornales por hectárea, sigue siendo un impórtate generador de una fuerte derrama económica, afectando el patrimonio de los productores que al momento de hacer liquidaciones quedan con fuertes adeudos por las bajas clasificaciones de la fibra cosechada, por tanto, un precio castigado. 

Adicionalmente a estas eventualidades por falta de rectoría oficial de la autoridad agrícola que no se ha preocupado por encontrar opciones viables para la inmediata reconversión de cultivos, las lluvias registradas a lo largo de la cuenca del Río Colorado, en la unión americana, ha ocasionado descargas adicionales de volúmenes variables a México y hasta la fecha se han perdido, o desfogado al cauce, aguas debajo de la Presa Morelos, más de 55 millones de Metros cúbicos.

De ese volumen se hacen derivaciones a los Canales Álamo y Del Norte, únicos causes, además del Río, para la recarga del acuífero del valle de Mexicali y San Luis, Sonora.

CICLO OTOÑO INVIERNO 2019/2020

EXPEDICION DE PERMISO UNICO 

DE SIEMBRA:

Para el cultivo de trigo se expidieron permisos únicos de siembra para 37,127 hectareas,15 para el cultivo de cártamo; 23 hectáreas para cebada, 1,862 hectáreas para rye grass; 3,767 hectáreas para cebollín, 6,937 hectáreas para avena forrajera, 629 hectáreas para maíz grano y 7,599 hectáreas para cultivos varios para un total de 57,958 hectáreas, con expedición de permiso de riego.

SUPERFICIE SEMBRADA: 

Se tiene una superficie sembrada de 36,781 de trigo, 23 de cebada, 1,793 de rye grass, 3,656 de cebollín, 6,655 hectáreas de avena forrajera, 312 hectáreas de maíz grano y 7,277 hectáreas de varios, para un total de 56,497 hectáreas.

CICLO PRIMAVERA VERANO 2020

EXPEDICION DE PERMISO UNICO DE SIEMBRA:

Para el cultivo de algodonero se han expedido de permisos únicos de siembra para 13,135 hectáreas; 452 hectáreas para el cultivo de sorgo grano temprano; 1,070 hectáreas para sorgo forrajero temprano; 1,334 hectáreas para maíz blanco temprano; 232 hectáreas para maíz amarillo; 522 hectáreas para cebollín temprano y 263 hectáreas para cultivos varios para un total de 17,008 hectáreas con expedición de permiso de riego.

SUPERFICIE SEMBRADA:

Se tienen sembradas 642 hectáreas de algodonero; 350 hectáreas de sorgo forrajero temprano; 554 hectáreas de maíz blanco temprano; 424 hectáreas de cebollín temprano; 93 hectáreas de varios, para un total de 2,063 hectáreas.

En el caso del cultivo de algodón, no existe un informe oficial de la superficie que aún tiene algodón por pizcar, ni cuantas hectáreas, debido a la situación económica de los productores y el quebranto de varias empresas despepitadoras habilitadoras, no han tenido los recursos económicos para cubrir el costo de los trabajos fitosanitarios, mientras que el Comité Estatal de Sanidad Vegetal ha ignorado la materialización de las cartas garantía que las empresas dieron en respaldo de sus habilitados, garantizando el costo de esos trabajos.

La autoridad federal, como la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural, y la estatal, como la Secretaria del Campo y Seguridad Alimentaria, han sido omisas al ordenamiento de las Normas Mexicanas en materia fitosanitaria, pese a tener áreas de inocuidad.

Algunos productores que obtuvieron permisos de riego y siembra no han logrado los créditos y tienen dificultad para la compra de semilla, debido a que solamente tienen acceso a las de Bayer, porque el gobierno federal no les autoriza la importación directa de otras marcas de semilla, y todo debe de ser por conducto de la trasnacional.  

Adicionalmente, el precio de la fibra en el mercado internacional no garantiza en el pago del costo del cultivo, ni con cosechas que pasan de las diez pacas por hectárea, al recibir un severo castigo en la clasificación y por ello una reducción en el pago de la fibra.