Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Agua que no has de beber…. 

Por César Villalobos López

Paradójicamente a las mal intencionadas versiones de que en no hay agua en el valle de Mexicali, el dios Tlaloc dejó ver sus bondades en parte de la cuenca del Rio Colorado, incluyendo la zona agrícola de Mexicali y el cauce del río, por años seco en territorio nacional, está conduciendo una buena cantidad de metros cúbicos por segundo.    

No tengo ninguna duda de que, al observar el flujo del agua, mi amigo Mario Cota Hernández, una vez más, como lo ha venido haciendo desde hace muchos años, añora la ausencia de reservorios para el almacenamiento de agua. 

De siempre nos ha mencionado, entre sus muchas inquietudes, ejemplos de aprovechamientos de agua, con la utilización de reservorios, en el Distrito de Riego del Valle Imperial.

En la actualidad, aguas debajo de la presa Morelos, por el cauce del Río Colorado.se observa el flujo desfogado como producto de volúmenes excedentes soltados de represas y obras de control en territorio estadounidense, mismos que se suman a los de agua no utilizada para riego por efecto de las lluvias.    

Sin embargo, es en la represa conocida como “La 27”, en el Canal Alimentador Central o Reforma, a la derecha del puente sobre la carretera Mexicali San Luis, donde la caída del agua hacia el canal que la conduce al cauce del Rio Colorado, donde es más impresionante por ruido y su forma de salida.

Otra paradoja es la coincidencia de los excedentes con la necia consulta promovida por el gobierno federal para conocer el sentir de la población en relación a la operación de la cervecera de Constellation Brans, como atención a las manifestaciones de grupos que, sin ninguna base técnica, la empresa se va a acabar el agua.

A estas versiones se han sumado algunos aspirantes a líderes que se han quedado en el pasado añorando lo que pudieron ser y nunca alcanzaron, precisamente por sus arcaicas ideas y sus falso nacionalismos, esgrimiendo, para el caso una oposición a la cervecera, precisamente por el producto que va a elaborar y que, por su edad, o salud, no les apetece.