Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Lo dicho, piojo harinoso vid

Por César Villalobos López

En el periódico El Mexicano, nos encontramos con la siguiente noticia: 

“Actualmente no se tiene control de mil 200 hectáreas de la vid que se encuentran infestadas por el Piojo Harinoso, tema que preocupa a los productores de vid y debe atenderse a la brevedad, denunciaron ante el titular de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria (SCSA), Héctor Haros Encinas”.

“El funcionario se reunió con los productores, a fin de mejorar las condiciones de producción de vid en Baja California, todos ellos integrantes del Consejo Estatal de Productores de Vid en la entidad”.

“El señor Víctor Jesús Segura Ceballos, presidente del Consejo en mención, señaló que la principal inquietud es la disponibilidad de agua y el estatus sanitario, ya que con ello les daría seguridad para obtener mejores condiciones para elevar la calidad de los vinos producidos en Baja California”.

“Por su parte, el titular de la SCSA indicó que se tiene un proyecto de una presa subterránea en el arroyo La Misión, que será fuente principal de abastecimiento de agua para Ensenada y el Valle de Guadalupe; con eso se resolvería el problema de escasez del vital líquido”.

“Mientras que, para la atención de plagas, se propuso la creación de un fondo revolvente para el pago de inspectores fitosanitarios por parte de los integrantes del Consejo de Productores de Vid, así como el solicitar ante la Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), recursos para proyectos de sanidad especiales para el Valle de Guadalupe”.

“Al finalizar la reunión, Haros Encinas comentó que, para la administración estatal encabezada por el gobernador Jaime Bonilla Valdez, tiene el firme compromiso de apoyar a los vitivinicultores y con ello asegurar que Baja California sea el principal productor de vinos en México”.

Hasta ahí la información de El Mexicano, pero al leerla nos recordó que, desde hace varios años, cuando el piojo harinoso empezó a aparecer en predios algodoneros del valle de Mexicali, frente a un soslayo de las autoridades de la entonces Secretaria de Agricultura y de directivos y técnicos del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, advertimos que eso podría pasar.

Porque advertimos la posibilidad de que la infestación de piojo harinoso llegara al Valle de Guadalupe, simple y sencillamente porque al buscar datos sobre la plaga o enfermedad, nos dimos cuenta de sus características.

Además, se tienen antecedentes de fuertes infestaciones en cultivos de vid en otras zonas agrícolas productoras de uva.

En valle de Guadalupe, el piojo harinoso ya ha sido combatido en otras temporadas.

Pero a donde queremos llegar es a precisar el desgano, o poco interés de las autoridades de la federación y del estado para poner orden en los organismos de productores a los que se les endilgaron responsabilidades oficiales, como el Comité Estatal de Sanidad Vegetal, tras una modificación estatutaria en la época de los gobiernos de Acción Nacional.

Lo más lamentable es que Jesús Salvador Minor Mora, quien ahora pregona preocupación por la sanidad agropecuaria, fue el complica de los funcionarios de Acción Nacional, tanto federales como estatales, para modificar los estatutos y se convirtió en el primer presidente del Comité, en la nueva modalidad, dando al traste con la Junto Local de Sanidad Vegetal.

La irresponsabilidad del gerente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, ha sido tanta, pero soportada por los directivos, con intereses en la zona costa y con total desconocimiento del valle de Mexicali y de la problemática de sanidad en sus cultivos.

Los mejores ejemplos de ello es la compra de una camioneta de lujo, Chevrolet Tahoo, para su uso y la desaparición del laboratorio de análisis, despidiendo a personal, cuando se trata de un servicio vital, aun cuando hay versiones de que fue un acto de complicidad con funcionarios federales que operan un laboratorio similar.      

Así las cosas, no tenemos ningún indicio de que con el gobierno de la 4T estén cambiando las cosas, toda vez que en los cargos federales del campo están los mismos de antes y el ahora diputado federal ha incumplido sus compromisos para eliminar la vara de algodón que se ha venido acumulando en el valle de Mexicali por la nula acción de las autoridades.

Hasta el momento, los funcionarios estatales gastan mucha saliva en declaraciones y anuncio de proyectos que no se reflejan en un cambio.