Falta de crédito, cartera vencida y vicios, limitan siembras de trigo

Falta de crédito, cartera vencida y vicios, limitan siembras de trigo

  • Congelados los grandes deudores
  • Los pequeños continúan en espera
  • Todos confiaban en los candidatos
  • Trigo no llegará a superficie programada  
  • No habrá trigo sin gluten en ciclo 2019-2020
  • Algodoneros esperan respuesta de Bayer
  • Mucha superficie quedará sin sembrar 

Por César Villalobos López

MEXICALI. – Aún cuando la Representación Estatal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en Baja California, a cargo del Ing. Juan Manuel Martínez Núñez, Subdelegado Agropecuario informa que en el Valle de Mexicali se han intensificado las siembras de trigo, difícilmente se podrá llegar a las 35 mil 445 hectáreas programadas para el ciclo agrícola otoño-invierno 2019-2020.

Hasta el momento los agricultores han obtenido permisos únicos de riego y siembra para cerca de 25 mil hectáreas, pero se no observan labores de preparación de tierras para depositar la simiente.

A decir de campesinos con permiso en mano, han tenido dificultades para la obtención de financiamiento, algunos de ellos para sembrar la tierra que en ciclos anteriores rentaban a empresas varias.

Desde la campaña política del ahora presidente Andrés Manuel López Obrador y en la de Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, uno de los principales planteamientos de diversos grupos de ejidatarios, de colonos y de productores rurales, fueron las carteras vencidas.

Unos pidieron borrón y cuenta nueva, otros un tratamiento con cancelación de intereses moratorios y normales, más una quita del 33 por ciento del capital, por parte de los habilitadores, otro 33 por ciento cubierto con recursos del erario y el resto a cargo de los deudores, con plazos de pago dentro de las posibilidades económicas de cada uno.   

PROMESAS DE CAMPAÑA

Las ofertas a favor de esos planteamientos se hicieron al calor de los discursos de campaña y hasta le costó el cargo a Luis Salomón Faz Apodaca, quién a nombre de Financiera Rural, dio a conocer la disponibilidad de recursos para impulsar al campo, durante un acto promocional del candidato Bonilla Valdez.

A la fecha, salvo el anuncio hecho por el economista Héctor Haros Encinas, ya como titular de la Secretaria del campo y Seguridad Alimentaria, para atender a deudores con saldos en los segmentos de cero a cien mil pesos y de cien mil a quinientos mil, se desconoce el procedimiento para su materialización.

BAYER SIN RESPUESTA

Otros productores, los de algodón -muchos incluidos en la cartera vencida- que reclaman el pago de daños a la trasnacional Bayer, por lo que consideran la entrega de semilla Delta Pine de mala calidad, tampoco han recibido, ni ven cuando pudieran tener lo que, el economista Haro Encinas les dijo había logrado en una conversación telefónica con altos ejecutivos de Bayer, en Alemania.   

ESPERABAN TRIGO SILENCIOSO

Entre los trigueros carentes de crédito, hay quienes mantenían la esperanza de la semilla de trigo sin gluten, considerando que podrían recibirla de la Secretaria del Campo para sembrarla y pagarla a la cosecha, sin tomar en consideración que es una variedad desconocida en cuanto a su manejo, desde la siembra hasta la cosecha. 

ORIGEN DE CARTERA

Hasta donde se sabe, el titular de la Secretaria del Campo, ordenó una revisión de los listados de deudores, así como el origen de los mismos, encontrándose la recurrencia del problema año con año y en ocasiones con algodón, trigo, forrajes y otros a la vez, independientemente de nombres de fallecidos, lo que dio origen al esquema de hasta 500 mil pesos.

Los pocos que no lograron, de momento, se incluidos en tratamientos de cartera son los que más deben, por tanto, los más inconformes por no ver materializada su aspiración de recibir dinero fresco, como en el pasado, cuando lograban su objetivo a gritos y sombrerazos, con plantones y manifestaciones, o con floridos y conmovedoras piezas de oratorias.   

En la revisión salieron también cuestiones de vicios, corrupción y complicidades, de una y otra parte, de las fuentes de financiamiento y de los productores que desviaron las cosechas garantía de pago, aduciendo ser de su propiedad, debido a que el avío llegó tarde y en ocasiones incompleto.  

En el caso de las desviaciones de cosecha, dos o tres empresarios fueron los ganones al recibir materia prima para sus negocios, sin riegos financieros y aun cuando pagaron de contado, el negocio fue redondo, propiciando con ello el incremento de la cartera vencida que se tiene.  

ALGODÓN

En el caso del cultivo del algodón, la situación no se vislumbra halagadora, debido a los bajos rendimientos de la cosecha, así como los precios más la aplicación de diferenciales muy marcados que reducen el ingreso por quintal.

Algunas de las empresas dispersoras de crédito y cultivadoras de algodón en tierras rentadas redujeron la superficie y dejaron libre la superficie que venían ocupando, misma que seguramente se quedara sin sembrar y los propietarios de la tierra sin la renta, ni posibilidades de sembrarla.