Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Productores alebrestados

Por César Villalobos López

Lo que tenía que pasar, pasó, o tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe.

A un año del triunfo de Andrés Manuel Lopez Obrador y a 7 meses de ocupar la presidencia de México, con espectaculares anuncios mañaneros, los productores agrícolas del país reventaron.

Desde julio del 2018, el presidente “esperanza de México” no ha sido claro en relación a la política agrícola y pecuaria de su administración.    

Sus múltiples pronunciamientos a favor de los pobres, entre ellos los productores de autoconsumo, sus expresiones para desmantelar o cambiar de ubicación actividades importantes, como la producción de leche, así como la limitación de apoyos a quienes producen, han creado incertidumbre.

Es por ello que no es motivo de alarma el emplazamiento que los Sistemas Producto de las distintas ramas hacen al Jefe de la Nación para sentarse a dialogar y dejar claro los alcances de su política agropecuaria. 

Llama la atención que, a la par de que anuncian avances en tecnología para monitoreo que será aprovechada por ASERCA, los ganaderos se quejen, sin mencionarla directamente, de la corrupción en la Senasica, tal vez en complicidad con las Uniones Ganaderas expendedoras de aretes para identificación de ganado. 

Con esos aretes nacionalizan en forma ilegal a más de un millón de becerros provenientes de Panamá, pero procedentes de países de centro y Sudamérica, sonde se carecen de controles o normas zoosanitarias.

El negocio de la ilegalidad deja muy buenos dividendos a quienes participan de él, pero el beneficio mayor es para los engordadores que compra ese ganado, lo engorda, lo sacrifica y lo exporta como carne mexicana, engañando a los compradores, gracias a la complicidad oficial y de directivos de las Uniones Ganaderas.

Así las cosas, si no hay reunión con el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, a lo largo y ancho del país se tendrá una gran movilización anunciada por directivos de los Sistemas Producto, solo falta ver hasta dónde llega el liderazgo y la solidaridad de los productores hacia quienes les representan.  

En este asunto, como en otros, el tiempo será el mejor juez.