Editorial…

Editorial…

Repetidas mentiras oficiales 

“Trabajan autoridades para proteger la sanidad fitosanitaria en el Valle de Mexicali”, es el epígrafe de una información emitida por la delegación de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural, en la que se precisa:

 “Proteger y promover la sanidad fitosanitaria en el Valle de Mexicali, es una prioridad para el Gobierno federal y estatal, por lo que las autoridades trabajan de manera coordinada con los productores, para tratar de lograr un campo libre de plagas y enfermedades”.

¿Pero como van a lograr “un campo libre de plagas y enfermedades”, si los funcionarios del sector agrícola no han sido capaces hacer cumplir la normatividad oficial en prevención posibles brotes de plagas y enfermedades, tanto del cultivo del algodón como de trigo? 

Luego señala: “La dependencia federal destacó que existe una estrecha coordinación entre la SADER, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (SEDAGRO), el personal del Comité Estatal de Sanidad Vegetal (CESV) y otros actores que participan de manera directa e indirecta en el desarrollo de la agricultura regional como los institutos de investigación y de financiamiento, para vigilar y coordinar acciones que promuevan la protección del campo”.

Efectivamente, la información de la SADER es correcta cando destaca “una estrecha coordinación”, omitiendo señalar que esa coordinación solo es durante las múltiples reuniones donde se toman acuerdos y se establecen metas que no se acatan, ni se cumplen. 

En cuanto a la SADER, para sus funcionarios, todos los aspectos de sanidad e inocuidad, son letra muerta, porque no se cumplen, quedando la dependencia como una figura decorativa.

Lo mismo ocurre con la SEDAGRO, dependencia estatal que simple y sencillamente aparece con recomendaciones, sin ningún aporte técnico que beneficie a los productores.   

Del Comité Estatal de Sanidad Vegetal podemos afirmar que se ha convertido en un lastre para los productores ajenos a sus dirigencias impuestas a modo por funcionarios estatales, pero que ha dejado de operar para impulsar la sanidad y la inocuidad del campo, a partir de la desaparición del laboratorio y despido de personal. 

Los directivos del Comité Estatal de Sanidad Vegetal y sus presidentes ad hoc al gobierno del estado, vía SEDAGRO, han sido omisos al interés de los agricultores del valle de Mexicali y ajenos a las reuniones donde los productores plantean los problemas de plagas y enfermedades, dejando esa responsabilidad en la gerencia a cargo del Ing.   Roche y de Ricardo Mora. 

El piojo harinoso del algodonero es una amenaza que se ha extendido en el valle de Mexicali desde hace varios años, o porque los técnicos la desconocían y no atendieron, o porque a las autoridades y directivos del Comité poco o nada les interesa.

La información oficial menciona: “Con este propósito, representantes de las dependencias gubernamentales del campo californiano organizaron una reunión que contó con la participación de autoridades del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), para tratar en particular, sobre algunos aspectos fitosanitarios del cultivo algodonero”.

Sin embargo, no menciona ninguna precisión respecto a “algunos aspectos fitosanitarios del cultivo algodonero” 

“Dicha reunión, que fue de carácter informativo, se revisó el estatus que guarda a nivel nacional el cultivo algodonero; sobre las acciones implementadas para atender la plaga del piojo harinoso y sobre el avance que presentan, hasta el momento, las labores de desvares y barbechos”.

“Al final de la sesión, se acordó mantener una estrecha coordinación con los productores de la fibra, los representantes de empresas despepitadoras, los institutos de investigación y financiamiento, y las dependencias gubernamentales como SEDAGRO, la Comisión Nacional del Agua y la propia SADER, para establecer medidas de acción que promuevan la sanidad de este y otros cultivos de la región”.

Una vez, la información oficial insiste en “mantener estrecha coordinación” y “establecer medidas de acción que promuevan la sanidad de este y otros cultivos de la región”, pero insistimos, todo es palabrería que, sin duda alguna busca reflejar a la opinión pública que sus funcionarios, de los cuales no mencionan nombres, están trabajando, lo cual es muy discutible. 

“El año pasado en el Valle de Mexicali se sembraron 31,993 hectáreas, de las cuáles, ya han sido cosechadas 31,861, lo que representa un avance del 99.67%. Actualmente Baja California es libre de la plaga del Picudo de algodón (Anthonomus grandis Boh) y Gusano rosado (Pectinophora gossypiella)”.

Este último dato se la mejor muestra de la ausencia de rectoría y de que en el ciclo primavera verano 2019 que está en proceso podría ocurrir los mismo y es que muchos productores, por el motivo que usted guste y mande, carecen de crédito y los anuncios oficiales de la Financiera Rural, son meras citas promocionales.