Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Las barbas del vecino

Por César Villalobos López

Acaba de ocurrir en el estado de Sinaloa y pudiera suceder en Baja California si las autoridades encargadas de mantener la fito y la zoo sanidad del campo continúan siendo omisas en la aplicación de las normas oficiales mexicanas y la observación de los requisitos establecidos por el USDA -siglas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos-.

En el estado de los once ríos, por omisión de Faustino Hernández, quien por más de seis años estuvo al frente de la Unión Ganadera Regional, recibiendo recursos de la Federación, por conducto de Senasica y del gobierno de Mario Lopez Valdez, para el mantenimiento del estatus zoosanitario que a los ganaderos les permitía exportar becerros al mercado estadounidense.

Los quejosos afirman que el kilo de animal para exportación lo vendían a 60 pesos, mientras que ahora solo les están pagando 45 pesos los agroindustriales de la carne de aquella entidad.   

Aquí, en Baja California, no hay prohibición para exportar, pero los agroindustriales engordadores de ganado castigaron el precio de compra a los pequeños ganaderos y los precios de la carne en venta al público se mantienen en los mismos niveles, a ciencia y paciencia de la PROFECO -Procuraduría de Protección al Consumidor-, lo mismo ocurre con la supuesta clasificación de carne, cuyas etiquetas no mencionan de qué tipo de animal proviene.

Y es que al estado se introducen semovientes diversos, como becerros, toros, vacas, además de caballos y burros que van a los diversos rastros y su carne sale para consumo humano, por lo que los compradores de carne desconocen cuál es el origen de lo que comen.   

Resulta inconcebible, pero si en Baja California se perdiera el estatus de zona libra para exportación de ganado a Estados Unidos, los ganones, económicamente hablando, serían los agroindustriales de la carne, quienes ya manipulan el mercado libremente, afectando a los pequeños ganaderos que, actualmente también son afectados por sus directivos.