Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Agua agrícola

Por César Villalobos López

En el valle de Mexicali, concretamente en el Distrito de Riego 014 Río Colorado se tiene un positivo antecedente del manejo del agua agrícola integrada a la Secretaria de Agricultura, debido a que en su distribución se aplicaban criterios técnicos y las cedulas de cultivo se construían en relación a la disponibilidad de agua, el interés de los productores y la disponibilidad de crédito.

En ese tiempo operaba el Comité Directivo Agrícola, organismo rector de la actividad y el manejo del agua se hacía con 7 unidades de riego, mismas que operan actualmente, pero entregando el agua a 22 módulos de riego para su distribución a los usuarios.

Lo que ahora pretendían hacer las autoridades del sector agropecuario, estableciendo la reducción de superficie en los permisos de riego y siembra, en base al hectareaje que su dotación de agua le permita regar, ya se hizo en el pasado, cuando había rectoría.

En ese entonces no permeaba la corrupción que ahora impera en todos los niveles de la Comisión Nacional del Agua, donde los funcionarios, sin recato alguno engañaron al presidente Enrique Peña Nieto, al traerlo al valle de Mexicali para inaugurar una obra que es “monumento a la corrupción”, el Canal “4 de Abril”, tal vez utilizándolo como escudo de protección para suspender cualquier investigación sobre las múltiples denuncias de usuarios y constructores.    

Tampoco existía la impunidad que ahora tenemos a lo largo y ancho del país y en todos los niveles de la administración pública.

Tiene razón Julio Navarro, Jefe del Distrito de Riego de la Comisión Nacional del Agua, cuando menciona que se ha politizado el tema del agua, cuando diversos grupos ha tomado como bandera y motivo de presión a cuanto funcionario pueden, con amenazas por tratar, solo eso- de poner orden en el manejo del agua, para que cada quien riegue la superficie que alcance con el volumen de agua asignada.

Hay quienes, en el pasado y actualmente, se benefician con el desorden, porque dentro de la cadena de corrupción han encontrado el camino adecuado para obtener el agua que requieren, aun sin tener el derecho.

Ello porque la autoridad rectora no aplica la normatividad, primero porque desconocen el daño que su complicidad genera en la cadena productiva del sector primario y segundo porque ni idea tienen de la importancia del agua para producir alimentos o materias primas.

Por ello la visión del futuro Secretario de Agricultura, para incorporar el agua agrícola a esa dependencia, puede ser la solución para organizar y ordenar el uso del agua en el Distrito de riego 014 del Rio Colorado y a lavez eliminar la demagogia y la corrupción.