• Home »
  • Local »
  • “Luces y sombras”, la educación en el sexenio de Peña Nieto: Copase
“Luces y sombras”, la educación en el sexenio de Peña Nieto: Copase

“Luces y sombras”, la educación en el sexenio de Peña Nieto: Copase

  • Reforma en materia educativa más importantes en la historia de México
  • La SEP cometió error grave al gastar cuatro veces en evaluar maestros
  • Se gastaron cerca de $ 2 mil MDP en los rubros de comunicación
  • Se gastó muy poco en componentes que influyen en el nivel del aprendizaje
  • “Cancelar” de raíz la reforma educativa sería un error histórico

MEXICALI. – El gran atributo de la presente administración del Presidente Enrique Peña Nieto, sin duda, es haber concretado una de las reformas constitucionales en materia educativa más importantes en la historia de México.

Alfredo J. Postlethwaite Duhagón, Consejero Presidente de COPASE, estableció lo anterior en un comunicado donde precisa: “Este hecho representa un gran paso en la dirección correcta porque se sustenta en principios fundamentales: rectoría del estado, educación de calidad, evaluación por un organismo autónomo e independiente y un nuevo modelo con planes y programas de estudio para la formación de “aprender a aprender”.  

Sin embargo, mucho se ha discutido la falta de resultados efectivos en el proceso de su implementación, la distancia que existe entre lo que dice la ley y su puesta en marcha, o bien, su poco impacto en el nivel de aprendizaje de los alumnos.

Desde su concepción en 2013, la reforma educativa demostró una debilidad importante en la forma de priorizar la evaluación. Hay un rezago importante en ese rubro ya que el proceso de evaluación tiene un avance lento por lo que no será posible terminarlo antes de que concluya el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto. Aún faltan al menos tres años para poder evaluar al millón de maestros del sistema profesional docente.

Además, durante la presente administración federal, la Secretaria de Educación Pública cometió un error estratégico grave al gastar cuatro veces más en evaluar a los maestros que en invertir en programas complementarios y efectivos para la formación y actualización docente. Por estar razones y otras más, se ha generado un número importante de quejas, críticas e inconformidades por parte de grupos magisteriales con respecto a la reforma.  

Otro error es la contradicción acerca de la forma como se ejercieron los recursos públicos, es decir, se gastaron cerca de $ 2 mil MDP en los rubros de comunicación y publicidad oficial para comunicar los atributos de la reforma y, en contraste, se gastó muy poco en los componentes que influyen en el nivel del aprendizaje y cobertura escolar. 

Aunado a lo anterior, debemos considerar los principales retos que tenemos que enfrentar en el país:

* Elevar la cobertura y asistencia en los niveles pre escolar y media superior. 

* Resolver el escaso avance que se ha registrado en los resultados que miden los niveles de aprendizaje de lenguaje y comunicación, así como en matemáticas. Algo similar ocurre con la formación cívica y ciudadana.

* Acabar con la opacidad en el manejo y vigilancia de los recursos educativos, especialmente en lo que respecta al gasto en la administración y control de la nómina en las entidades federativas.

* Es preciso resolver los obstáculos que enfrenta la implantación del servicio profesional docente. Aún existen grupos magisteriales geográficamente localizados en el sur este del país resistentes al cambio.

* Mejorar la formación inicial y continua de los docentes.

* Ampliar la jornada escolar mediante la implementación del programa de escuelas de tiempo completo. 

* Desarrollar la infraestructura, y dotar del equipamiento y acceso a internet  en los centros escolares, especialmente en las regiones más alejadas  de las zonas urbanas.

* Atender apropiadamente los servicios de educación especial pues actualmente están desprotegidas y carecen de atención profesional. 

Existe, además, un riesgo inminente:

El pretender “cancelar” de raíz la reforma educativa por presión política de algunos grupos inconformes sería un error histórico con muy graves consecuencias sociales, políticas y económicas para el desarrollo del país. La educación es el activo más valioso con el que cuenta México y no debe estar subordinada a intereses políticos de grupo o visiones en cada cambio de gobierno. Es un proyecto perfectible de nación para la presente y futuras generaciones de mexicanos y no puede estar sujeta a las acciones de arranque y freno o del todo o nada.  

¿Que falta por hacer?

Es necesario hacer esfuerzos mucho más intensos, sostenidos y diversificados en la mejora de los factores y procesos que conducen a mejores resultados en el aprendizaje de los alumnos, entre los cuales, destacan: infraestructura, equipamiento y materiales, capacitación y apoyo al docente y la reestructuración cualitativa en las escuelas normales

En opinión de COPASE la reforma educativa no debe detenerse, solo necesita tiempo, cuidado y esfuerzos sostenidos en el largo plazo para su perfección y oportuna implementación.