Editorial…

Editorial…

Controvertido TLC

Ganamos o perdimos, no lo sabemos, será el tiempo quien deje al descubierto los aciertos, habilidades o fallas y errores de los negociadores mexicanos de la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre México, Estados Unidos y Canadá.

En las explicaciones o versiones de los mexicanos comisionados por el gobierno de Enrique Peña Nieto y por el presidente electo, Andrés Manuel Lopez Obrador, no son muy convincentes, menos claras. 

Ponderan el acuerdo en materia de la industria automotriz, sin embargo, el gobierno de Donald Trump estableció un tope a la exportación de vehículos mexicanos, la industria más dinámica del país, con lo cual, sin duda alguna limita su potencial de crecimiento.

Hay quienes consideran que, aun así, son muchos más vehículos los que se podrían exportar al margen de las nuevas reglas del TLC, previo pago de los aranceles que se establezcan, pero es imposible ignorar el riesgo a seis años distancia, cuando venga la “revisión” del acuerdo y la interpretación norteamericana sea adversa y ponga en riesgo al pilar de la industria mexicana.

“Lo que se negoció en materia de resolución de disputas protege a los servicios y deja a la industria colgada de la brocha. Esto sugiere que, aunque los negociadores del equipo de Economía entienden perfectamente el corazón del TLC, la decisión de aceptar el resultado no fue suya. Más bien, que ésta fue producto de cálculos políticos que trascienden al de preservar la estabilidad y viabilidad económica del País”, opina Luis Rubio de Cidac.

Resulta lastimoso escuchar las opiniones a modo, de comentaristas y analistas del sector económico que ponderan lo avanzado en la revisión del TLC como un éxito de los negociadores, en especial cuando en cabina o vía telefónica tienen a Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía, cabeza de las negociaciones. 

Otro aspecto que deja mal sabor de boca es la versión de que México ya tiene tratado con Estados Unidos, con o sin Canadá, cuando en el pasado reciente los negociadores canadienses dieron fortaleza a los de nuestro país para enfrentar las necedades del presidente Trump.

Así las cosas, los mismos beneficiados o afectados por los acuerdos en las negociaciones, los que háganlos señalamientos correspondientes.