Créditos sin interés  para dar valor  agregado al campo

Créditos sin interés para dar valor agregado al campo

  • Proyectos de hasta 500 mil pesos
  • Con vida útil de cuando menos 5 años
  • 300 millones de pesos para todo el país
  • 10 millones por estado y 20 proyectos

Por César Villalobos López

MEXICALI. – Productores agrícolas y pecuarios de Baja California participan del componente de riesgo compartido que tiene como objetivo principal el incrementar la productividad, rentabilidad y competitividad de las distintas actividades a través de la organización en Unidades Económicas Rurales, tanto familiar de subsistencia, en transición o empresariales con rentabilidad frágil.

El Ing. Sergio Leopoldo González, gerente de FIRCO –Fideicomiso de Riesgo Compartido- explicó lo anterior a Semanario El Pionero, luego de cuestionársele sobre el anuncio del Ing. Guillermo Aldrete Haas, delegado de la Secretaria de Agricultura sobre la aportación de $ 4.79 millones de pesos por el Gobierno de la República que encabeza el presidente, Enrique Peña Nieto y el titular de la SAGARPA, Baltazar Hinojosa Ochoa, con el fin de fortalecer el desarrollo y la consolidación del sector primario estatal.

Detalló que ejidatarios, comuneros, colonos y pequeños propietarios, como personas físicas o morales, cuyos proyectos estén orientados a impulsar actividades agrícolas, pecuarias o acuícolas para incorporar valor agregado a sus procesos, son elegibles para recibir hasta el 95 5 de la inversión necesaria, sin rebasar los 500 mil pesos por cada uno.

El monto de los recursos para la operación de este programa es de 300 millones de pesos para toda la república e inicio el 15 de enero y cerrará al agotarse el presupuesto autorizado y para dispersar en cada estado se tiene un monto total de 10 millones de pesos, para 20 proyectos.

La dispersión del recurso es mediante “préstamos sin intereses, de hasta 500 mil pesos o el 95 % del monto del proyecto propuesto para dar valor agregado a las cosechas o productos agrícolas, pecuarios o pesqueros.

El incentivo económico para dar valor agregado a las actividades del sector primario se puede utilizar en la compra de maquinaria o equipo nuevo o usado, construir infraestructura para habilitar, incrementar, mejorar o innovar técnicamente Unidades Económicas Rurales, en proceso de transformación, debiendo el proyecto de infraestructura tener una vida útil de cuando menos 5 años, plazo para la recuperación del préstamo. 

PROYECTOS:

Para el desarrollo “Chichihuas”, de Miguel Garcia, en Ensenada, el préstamo es para la compra de equipo que les permita continuar con el proyecto de producir vino organico.

Alejandro Medina, del ejido Nuevo León, en el valle de Mexicali, desarrollara un proyecto para dar valor agregado al cacahuate a través de procesos como la eliminación de cascara, tostado y empacado.

Mario Meza Solórzano presento un proyecto para deshidratación de camarón, mientras que productores de dátil obtuvieron poco más de 372 mil pesos el tratamiento del fruto, estos en el valle de Mexicali.

Para San Quintin, el préstamo es para la construcción de una sleccionadora de cebolla.

A productor de miel se le proporcionaron 443 mil 45 pesos para diversos procesos en el manejo de los enjambres y del producto, hasta su envasado.

Se autorizó in préstamo de poco mas de 130 mil pesos para un proyecto de elaboración de queso, previo proceso de pasteurización de la leche, además de una planta tratadora de agua, con el propósito de garantiza calidad y sanidad del producto a comercializar.

AGRICULTURA FAMILIAR

Aldrete Haas y el gerente del FIRCO coincidieron al mencionar que este tipo de préstamo pudiera ser la base para retomar la agricultura familiar o de subsistencia en el medio rural con la cría de aves de corral, cerdos, borrego, cabras, con árboles frutales susceptibles en las distintas zonas dependiendo las condiciones de clima.    

Finalmente, el delegado de la Sagarpa precisó que el Componente de Riesgo Compartido, con financiamiento a tasa cero (sin intereses), recibió 15 solicitudes, para acciones de valor agregado en actividades agrícolas (empaques, seleccionadoras, cuartos fríos, procesos agroindustriales, etc.), en apoyo a las cadenas productivas prioritarias y este Componente de Riesgo forma parte del Compartido Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria que tiene el objetivo de contribuir a impulsar la productividad en el sector agroalimentario, mediante la inversión en capital físico, humano y tecnológico que garantice la seguridad alimentaria.