Adiós a  “El Negro”  Estrada

Adiós a “El Negro” Estrada

QEPD Heriberto Estrada Hernández

Por César Villalobos López

Nayarita de nacimiento, mochitense en su mocedad y Cachanilla por adopción, Heriberto Estrada Hernández, “El Negro” para sus compañeros del micrófono, fue un hombre inquieto, apasionado de la noticia, del deporte y de la política.

Prófugo de las llaves y el aceite de los talleres mecánicos, Heriberto se apasiono de “El Cacarizo” –como identificaban al micrófono por su diseño en aquellos años- y se integró al Sindicato de Trabajadores de la Radio -STIR-, filial de la CTM -Confederación de Trabajadores de México-.

MENTE PRIVILEGIADA

Heriberto fue la figura principal de uno de los noticieros en el Canal 3, ahora identificado como canal 4, llamando la atención su retención mental que le permitía presentar las noticias sin leer, ni voltear al script.

INCURSION POLITICA

Ligado al trabajo de Francisco Javier Vaca Castro, Secretario General y cofundador de la Sección Mexicali del STIR, diputado local en la IV Legislatura de Baja California, Heriberto logró que la CTM le propusiera ante el Comité Directivo Estatal y ante el Delegado del CEN del Partido Revolucionario Institucional, para formar parte de la formula encabezada por José María Rodríguez Mérida, conocido como “Chemalo”, para la presidencia municipal de Mexicali.

REGIDOR EN EL VI AYUTAMIENTO

Heriberto fue regidor en el cabildo de 1965 a 1968, emprendiendo una campaña de limpieza denominada “operación escoba” que inicio en el centro de la ciudad, frente a la tienda La Estrella Azul, de Mario “La Chueca” Hernández Maytorena, buscando darle una nueva cara a la zona comercial.

Escoba en mano, Heriberto invito a los propietarios de establecimientos comerciales de la avenida Madero, frente al parque Héroes de Chapultepec, a participar en la labor de limpieza. 

DOS LOCUTORES EN EL CONGRESO

Javier Vaca Castro, Heriberto Estrada Hernández y Rigoberto Lopez Sedano, han sido los únicos trabajadores de la industria de la radio que han participado como candidatos y ganado la diputación y regiduría, en el caso de los dos primeros, abanderados por el Partido Revolucionario Institucional y el tercero fue diputado federal por el Partido Acción Nacional.

COMBINO MICROFONO Y PLUMA

A partir de entonces, Heriberto combinó el micrófono con la pluma al incursionar en el periodismo escrito con temas deportivos, a la par que continuaba con programas en diferentes radiodifusora y canales de televisión.   

INCOMODO PARA ALGUNOS

Sin embargo, su paso por la política, como suele suceder, generó cierto malestar en otros personajes del micrófono que, por largos años, estuvieron soñando en ser tomados en cuenta para su nominación como candidatos, sin lograr el objetivo, por no haber tenido una activa participación en las filas de la CTM a nivel local y estatal, aun cuando estuvieron identificados o manifestaban simpatías con el Revolucionario Institucional. 

EL ERI, O EL NEGRO

Heriberto fue identificado por deportistas, amigos y compañeros de actividades y de la farra –cuando los maestros del periodismo pregonaban que el periodista se hacía en las barras y en la bohemia- como “El Eri”, o “El Negro”, siendo más socorrido con el primer apodo.

Son pocos, por cierto, pero todavía hay quienes le recuerdan en los noticieros del Canal 3 de Televisión, en las narraciones de juegos de béisbol, o en sus comentarios deportivos y de política.

LA SONRISA

También hay aquellos que a la fecha no han logrado descifrar el enigma de su sonrisa, unos la identifican como de gusto, de satisfacción, de triunfo, mientras que otros mencionan arrogancia o presunción, sin importar el significado de esa reacción en su rostro, Heriberto convivió con todo tipo de parroquianos, sin importar el lugar.

ORGULLOSO DE SUS HIJOS

Heriberto, como padre, no ocultaba y más bien presumía su acendrado orgullo por sus hijos.

DESCANSE EN PAZ.

EN EL MONTICULO

Después de más de 60 años Calentando el Brazo… Heriberto Estrada Hernández fue llamado al montículo del Cielo.

Dio su primer lanzamiento el 13 de enero de 1935 en el estado de Nayarit, a partir de esa fecha Heriberto Estrada recorrido todas las bases, como cronista deportivo dentro del béisbol profesional hasta la narración de peleas de campeonato mundial, nacionales de basquetbol, torneos de golf y las inolvidables crónicas de los partidos de Fernando Valenzuela en 1981 cuando el pelotero mexicano saltó a la fama.

Fuera del diamante Heriberto se destacó como un periodista y decano de los medios de comunicación de Mexicali y Baja California en el ámbito deportivo, siendo jefe de la sección deportiva de La Voz de la Frontera y durante años los lectores seguían su columna Calentando el Brazo hasta convertirse en una tradición cachanilla.

En su etapa como locutor comercial y analista político en radio también la saco del cuadro, logrando cautivar con su estilo y distinguida voz al público que lo seguía por años en su paso por los diferentes cuadrantes donde participo con su presencia.

Su compromiso y amor por Mexicali lo llevó a ponerse la casaca de funcionario público en el Gobierno del Estado y Ayuntamiento de Mexicali. Además de ser regidor durante la Quinta Administración Municipal.

Heriberto siempre sabía que señal mandar para tener un dugout de amigos y amistades que conquistaba con sus comentarios ingeniosos y amenos, eran su carta de presentación.

Pero sin duda su juego perfecto lo realizo al formar una hermosa familia con su esposa Carolina y sus hijos Heriberto, Ricardo, Francisco y Sonia Guadalupe, que le regalaron la alegría de los nietos y el calor de un hogar.

El viernes 30 de marzo fue llamado a lanzar la bola de la mano de Dios.

Siempre lo recordaremos. Descanse en paz.

Mario Fibela Del Castillo