Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

En la UAR vencen osbtáculos

A casi 5 meses de la elección de directivos en la Unión Agrícola Regional del Estado de Baja California, las autoridades han venido reconociendo la legalidad del proceso electoral, tras una serie de gestiones de quienes, junto con el Lic. Jesús Enrique Sánchez León, recibieron el voto mayoritario de los colonos que han militado en esa agrupación.
Desde antes del proceso electoral se vislumbraban situaciones de conflicto por el interés de Bonifacio Pitones Aguilera y de Gilberto Verduzco, -por mantener el control de la UAR que en el pasado reciente compartieron-, además de la presencia de miembros y ex directivos de la Federación de Propietarios Rurales, así como la intromisión de intereses políticos y económicos de funcionarios federales que -sin manifestarlo- aún se resisten al resultado.
En esto último se mencionan sociedades agrícolas y beneficios de apoyos a fondos perdidos que, de investigarse podrían resultar corruptelas por complicidad.
Los ex miembros de la Unión Agrícola Regional suman varios miles en el estado, pero el abandono de sus directivos les ha hecho perder interés por las siglas –al igual que ha ocurrido con las demás agrupaciones del sector rural-, sobre todo por falta de atención y gestoría – no para la solución- cuando menos para la tramitación de posibles resultados a su favor.
Si a esto le suma la oculta intromisión oficial entenderá por qué solo 42 colonos acreditaron su membresía y derecho a participar en el proceso electoral del cual surgió la nueva directiva con Jesús Enrique Sanchez León, Héctor Manuel Corral Romero, y Elías de la Torre Martínez, como presidente, secretario y tesorero, respectivamente, del Consejo de Administración, así como Tiburcio Melendres Arvizu e Isaías Hernández Diaz como presidente y secretario del Consejo de Vigilancia, además de otros vocales.
Por lo pronto, los nuevos directivos demostraron su representación legal, dejando sin efecto los poderes, regalías y beneficios usufructuados por la directiva de Bonifacio Pitones Aguilera, a quien se la ha solicitado por la vía legal un informe financiero de su estancia al frente de la Unión Agrícola Regional.
La tarea para los directivos encabezados por Sánchez León requiere de tiempo, de paciencia, además de demostrar que el interés es la consolidación de una agrupación apolítica y de promoción a la organización de los productores primarios e inducirlos a las actividades que den valor agregado a las cosechas; a la búsqueda de mercados y de mejores precios.
Lo que ha funcionado hasta el momento es la toma de decisiones colegiadas, con la opinión de todos los directivos, buscando transitar por escabrosos caminos donde intereses ajenos a los productores se convierten en obstáculos de diversas dimensiones que en ocasiones dan al traste con las buenas intenciones.