Entre Los Surcos…

Entre Los Surcos…

Verdades a Medias

Sin avances reales en cuanto a programas o acciones oficiales concretas para mejorar las condiciones en la producción del campo bajacaliforniano, en especial el valle de Mexicali, se llega al 81 aniversario del Día del Ejido o Asalto a las Tierras, con una celebración muy lejana de los campesinos.
Desde hace años los campesinos, los hombres y mujeres que cultivan la tierra –que por cierto cada día son menos, debido a que, por su edad, prefieren rentarla- han dejado de participar en los festejos que se han poblado con jubilados, docentes y alumnos de diferentes escuelas.
En este 27 de enero, el escenario será diferente por la presencia de quienes son guardianes de siglas como las de la Confederación Nacional Campesina en el país, en el estado y en el municipio, sin que ello signifique que tienen la representación de los ejidatarios, pero son una esperanza para quienes buscan una candidatura del Partido Revolucionario Institucional.
En el ejido Michoacán de Ocampo, la casa de Doña María será el centro neurálgico de los cenecistas que repartirán reconocimientos de militancia a diestra y siniestra, como signo unidad y de fortaleza frente al presidente del CEN de la CNC.
Seguramente, al igual que en años anteriores, durante el acto central del festejo, en el Michoacán de Ocampo, surgirán los gritones solitarios sin propuestas ni consignas concretas, solo gritos en busca de significación.
La ocasión es un escenario propicio para las expresiones de integrantes del Comité  Ciudadano Defensor del Agua, Medio Ambiente, Justicia y Legalidad, A.C., que preside el Lic. Eduardo Rodriguez Alvarez y tiene como vocero oficial a Rigoberto Campos Gonzalez, cuidador de las siglas de la CNC en el municipio de Mexicali, o del grupo Mexicali Resiste y otros opositores a la instalación de la Cervecera de BC de Constellation Brands.
Estos defensores del agua nunca han dicho que para regar las 33 mil hectáreas de alfalfa se requieren poco más de 20 millones de metros cúbicos adicionales a los demandados en la misma superficie con trigo y gasto máximo o lamina de riego de 1.17 por hectárea.